Formativas ¿por convicción o por obligación?

Desde que comencé como entrenador siempre me pregunté si los dirigentes de los clubes contrataban entrenadores en divisiones menores con el objetivo de formar jugadores, o simplemente a una persona que ocupe un espacio dentro de una cancha durante un numero x de horas; con chiquilines jugando a la pelota y el cumpliendo la función de ENTRETENEDOR.

Hoy, años después, llego a la trise conclusión de que la mayoría de los clubes opta por competir en Formativas por el simple hecho de que si no lo hace no puede hacerlo en la categoría SUPERIOR.

Esta cuestión, LAMENTABLE por cierto, lleva casi sin darse cuenta a un deterioro de nuestro basquet interno que no queremos ver.

Ataquemos el problema A FONDO.

Para no herir susceptibilidades llamaremos al club en cuestion el X BBC.

Se reúnen los dirigentes de dicho club y deciden organizar su año deportivo. Seguramente en el orden del día de la reunión estará la conformación del plantel de primera división, su cuerpo técnico, aspectos federativos, cosas inherentes al club como pintura, luz de la cancha tableros, personal de cancha, etc, etc, etc.

Cuando estamos terminando de charlar, debatir y tomar algo “uuuuyyyyy”, alguien muy ILUMINADO se le ocurre tocar el tema formativas, seguramente como preguntando, “¿Y CON ESTO QUE HACEMMOS?”

La inmensa mayoría dirá: “HAGAN LO QUE QUIERAN,YO ME TENGO QUE IR!”

Pero en ese momento surge una voz razonable que dirá: “muchachos, si no presentamos formativas NO PODEMOS PRESENTAR EL PRIMER EQUIPO!”

Luego de esto, los que se iba a ir regresan y se toman algún minuto más, de mal humor y de parado para preguntarse “¿a quien traemos?”

Respuesta inmediata; “QUE NO SEA MUY CARO EEEEE!”

¿Qué le vamos a pedir? Pregunta uno

¿En que categoría estamos? En la B le responde oro directivo.

Bueno, que suba a la A.

El más encumbrado directivo termina la sesión del dia del club X retirándose rápidamente y encargándole a otro u otros directivos que consigan ese bueno lindo y barato entrenador que gane partidos los domingos y que especialmente NO MOLESTE con pedidos extraños (materiales, cierto grado de logística entre otras cosas).

Finaliza así la primera sesión de directiva del club X del año.

Cualquier semejanza con la realidad es mera coincidencia.

Quien lea este articulo y esté en desacuerdo enseguida expresará: “nooooo, nosotros noooo. siempre le dimos importancia a las formativas,ganamos esto aquello y lo otro”

Bárbaro, pero “¿Y los JUGADORES?”

¿Y los PPROCESOS que deberían llevar a que en un lapso de 8 a 10 años a través del desarrollo de un PROGRAMA como en las Universidades Norteamericanas llevaran un importante número de jóvenes a ser el sostén del primer equipo?

Seguramente y con una cuota importante de hipocresia muchos dirigentes contesten que van por ese camino.

Con todo el respeto que me merece gente que destina mucho tiempo de trabajo para los clubes y que no se lleva más que alguna satisfacción que otra y muchos dolores de cabeza, permítanme no creerles demasiado.

Si hubiera un reglamento que autorizara a competir en mayores SIN presentar formativas calculo que un número importante de clubes haría uso del SIN.

QUE EL 2016 NOS DEPARE LO MEJOR PARA NUESTRO QUERIDO DEPORTE.

Comentar con Facebook