El gran responsable

Si hay un jugador que tiene incidencia directa con los resultados que obtiene Hebraica y Macabi de acuerdo a su rendimiento, ese es Luciano Parodi.

Así como lo hemos repasado a lo largo de la serie semifinal del “macabeo” ante Trouville, los triunfos llegaron de la mano de una gran actuación del base, y eso sucede no solo cuando logra un elevado nivel individual, sino también cuando el lleva a cabo una conducción de equipo adecuada.

No es casualidad que en éstas finales la situación sea la misma. Los números quizás no lo marquen con claridad, porque ha mantenido un promedio en todos los rubros, pero a la vista está que cuando el base alcanzó el nivel esperado su equipo sacó provecho, mientras que en sus dos actuaciones más bajas, los juegos culminaron en derrota.

En la contundente victoria del inicio de la serie, Parodi aportó 17puntos, 12asistencias y 7 rebotes, en tanto para el segundo, colaboró con 18, 8 y 5 respectivamente.

Su rendimiento bajó, producto de la defensa rival que lo tuvo a mal traer. En ese sentido, la planilla del tercer juego marca 11puntos, 8 asistencias, 5 rebotes, lo cual mantienen su tónica aunque le agregó 7 pérdidas, pero claro que en un encuentro donde aumentó el promedio de gol, no fue suficiente.

Ya en el cuarto, su acotación alcanzó las 16 unidades, 2 asistencias, 6 rebotes y 5 pérdidas. Otra vez, sus números no son negativos, pero su actuación volvió a estar por debajo, sin lograr brillar como sabe hacerlo.

En el quinto volvió a ser figura. En un partido en el que no desentonaba, sacó lo mejor de él en el final. 11puntos, 7 asistencias, 7 rebotes y tan solo 1 pérdida, para redondear una sólida conducción acompañada por una enorme lectura de juego en tal final para construir el triunfo.

Sin dudas acá está una de las claves de las finales. Luciano Parodi es artífice de los resultados de su equipo y, tomando el ejemplo del último juego, le alcanza con unos pocos minutos focalizado para lograr el desnivel a su favor. ¿Casualidad? No.

Comentar con Facebook