Una temporada de Primera

Larrañaga tras estar 13 años luchando en las divisiones de ascenso logró el pasaje al círculo de privilegio. Una temporada redonda donde la figura de Antonhy Danridge y el gran aporte de los juveniles permitieron al “Milrayitas” conseguir el objetivo bajo la conducción de Gonzalo Fernandez.

El equipo de la calle Francisco Simón logró acceder a los Play off tras culminar en la tercera posición al obtener 17 victorias y 7 derrotas (igual que Bohemios y Atenas). El Marrón le sacó ventaja en los enfrentamientos entre sí (74-71 ganó Larrañaga y 92-80 Bohemios) y logró arrebatarle el segundo puesto. En la definición al mejor de 5, los dirigidos por Fernandez sacaron su mejor cara en un momento duro. Pese a comenzar en desventaja 0-1, vencieron en 3 oportunidades consecutivas para lograr el ansiado ascenso. En los 3 encuentros Larrañaga debió sufrir más de la cuenta para quedarse con el punto. La primer y tercer victoria son casi un calco, dobles de Danridge a 2 y 8 segundos del final respetivamente definieron el encuentro a su favor. El triunfo para poner la serie 2-1 también dejó que hablar ya que “Larra” levantó un partido que lo tenía 17 puntos en desventaja (3er cuarto) para llevarse la victoria en los minutos finales.

Con lo que respecta a la fase regular el “Milrayitas” fue uno de los equipos destacados. Con un gran extranjero y una defensa dura de los pibes logró victorias que lo llevaron a lo más alto. Tras caer sorpresivamente de local ante Marne en la primera fecha, emprendió 5 victorias al hilo (vs Montevideo, Olivol, Tabaré y Atenas) ante rivales directos para demostrar que era un equipo de temer. La primera vuelta de la fase fue más que satisfactoria y lo dejó con récord 9-4 en las primeras posiciones. 6 victorias en 7 partidos lo mantenían en la cima de la tabla a 5 fechas del cierre. Tras caer 2 partidos al hilo (Bohemios y Miramar) se especuló con que el equipo se podía pinchar pero 3 victorias consecutivas en el tramo final lo colocaron en la tercera posición con 17 victorias y 7 derrotas.

El equipo en los 24 partidos de la fase regular toleró una media de 70,9 puntos en contra, mientras que 77,5 tantos fueron el promedio goleador del conjunto de Fernandez. En los 3 juegos finales ante Bohemios la media de puntos a favor aumentó a un 82,6 mientras que en defensa no fue lo mismo que en la temporada y recibió casi 9 puntos más en promedio (79,6).

El pilar de esta campaña sin dudas fue Antonhy Danridge, el extranjero partido a partido demostró todo su potencial para llevar a Larrañaga a primera. Los números finales son de maravilla. El foráneo en 27 encuentros disputados culminó con 26,6 puntos, además de 6,4 rebotes, 3,2 asistencias y 1,6 robos. En tiros de campos tuvo un altísimo porcentaje a lo largo del campeonato, el jugador culminó con un 49,1%, teniendo una valoración final en el torneo de 28,2.