No fue partido

Golden State aplastó 136-100 (36) a San Antonio y se puso 2-0 en la serie final de Conferencia.

Los Warriors comenzaron el juego con una ofensiva mucho más fluida que hace 48 horas, repartiendo el balón (11 asistencias en 12 tiros de campo), Stephen Curry estaba inspirado con el tiro a distancia (4 triples en esos 12 minutos) y la diferencia era de 17 al cabo del primer chico: 33-16. En los Spurs, que no pudieron disimular la baja de Leonard, el único que sacó la cara por el equipo fue Simmons.

En el segundo, la segunda escuadra de los locales estuvo a tono a nivel ofensivo, seguían prestándose el balón (23 asistencias en el primer tiempo), el porcentaje en el tiro de tres era altísimo (encestaron 10 de los primeros 13) y la renta se extendió a 28 de cara a la segunda mitad: 72-44.

En la misma, el elenco de Oakland jugó con la diferencia y llegó a abrir una máxima de 41. Incluso Popovich “tiró la toalla” temprano, sacando a sus titulares en el correr del tercer cuarto.

Stephen Curry lideró al ganador con 29 unidades mientras que en la visita se destacó Jonathan Simmons con 22.