Números calientes: Capítulo III

Hebraica Macabi derrotó a Aguada en cifras de 98 a 62. En un partido que se liquidó en el primer tiempo, cuando Hebraica llegó a sacar hasta 26 puntos de diferencia, los números marcan cómo el Macabeo logró dominar en todos los aspectos del juego.
Por Juliana Dibarboure
En lo que respecta al ritmo de juego, Hebraica jugó 77 posesiones y Aguada lo hizo en 82, cuando promediaban 74 y 71 en la LUB respectivamente. Aguada logra el objetivo de bajar a Hebraica de las 81 posesiones que jugó en el primer juego, consiguiendo jugar 5 posesiones más, cantidad para nada despreciable. Este es un punto vital: a pesar de haber tenido más pelotas para jugar, Aguada no solo no logra llevarse la victoria, sino que cae derrotado y por una enorme diferencia.
La disparidad observada el martes en el palacio se explica con la eficiencia ofensiva: Hebraica Macabi promedió 1,27 puntos por posesión, y Aguada promedió un bajísimo 0,76 (ambos promediaban 1,13 en la LUB). Hebraica fue considerablemente más efectivo que Aguada, con una enorme diferencia en % en los lanzamientos, y menos pérdidas: 41% vs 23% en triples, 63% vs 41% en dobles, 92% vs 57% en libres, 17 vs 21 pérdidas. Esto explica que fue un equipo mucho más eficiente ofensivamente, y que haya logrado llevarse la victoria, a pesar de haber jugado 5 posesiones menos que su rival.
En el rubro rebotes se dio el principal cambio de tendencia respecto a los anteriores juegos de la serie. Hebraica logró bajar la capacidad reboteadora de Aguada, logrando tomar 69% de los rebotes que se dieron en su aro (33 de 48 rebotes en total mientras defendía), y bajó a Aguada a tomar solo un 31% de éstos (tomó 15 rebotes ofensivos). Aguada había logrado tomar un 41% en los primeros dos juegos en el aro que atacaba, y si bien no lograba traducir esa capacidad reboteadora en puntos de segunda oportunidad, eran pelotas que caían en sus manos y no en las del Macabeo.
En lo que respecta a los puntos de contraataque, se ve un gran recupero de Hebraica respecto al segundo partido, en el que logró solamente 10 contra 18 de Aguada. En este tercer juego, el Macabeo logró anotar 9 puntos en corridas solamente en el primer cuarto, para terminar el partido liderando este rubro por 21 a 16. En base a la recuperación de su intensidad defensiva, que fue marcadamente superior en el primer juego que el segundo, Macabi logra recuperar 13 pelotas, y correr la cancha con mucha más facilidad.
Por último, un rubro que también demuestra el magro juego del Aguatero, es el de asistencias sobre pérdidas. Aguada promedió 1,56 asistencias por cada pérdida que cometió en la LUB, como muestra de su buen juego colectivo, y la noche del martes alcanzó un bajo 0,71. Smith y Barrera, los mejores pasadores del equipo en la LUB, tuvieron una noche para el olvido, el foráneo sin asistencias y cometiendo 5 pérdidas, y el “Panchi” con una asistencia y tres pérdidas en los 15 minutos que pudo jugar.  Hebraica por su parte, superó su promedio de la LUB que fue 1,24, para ubicarse en 1,47.