Una sana costumbre

Con tan solo 25 años, Mathias Calfani obtuvo el sexto título de su carrera. A su vez, el artiguense, que salió campeón en todos los equipos en los que jugó, se convirtió en el primer uruguayo en la historia en consagrarse en la Liga Nacional de Argentina.

Ya a nivel formativas, el pivot se consagró campeón varias veces en Biguá.

Su experiencia inicial en primera división vino de la mano con dos títulos con el “pato”: Sudamericano de Clubes 2008 y Liga Uruguaya 2008/09.

En 2011, con el objetivo de ganar rodaje en primera, jugó el Torneo Metropolitano defendiendo la camiseta de Tabaré y fue uno de los líderes del equipo campeón del “indio” con una media 13.2 puntos y 8.8 rebotes por encuentro.

Los dos títulos siguientes fueron en Liga Uruguaya y vinieron en años consecutivos, vistiendo la camiseta de Malvín. En la temporada 2013/14 promedió 10.4 tantos y 6.6 rebotes mientras que en la 2014/15 anotó 10.7 unidades y bajó 7.5 rebotes por encuentro.

Para la temporada 2016/17 decidió cruzar el charco por primera vez para jugar nada más y nada menos que en San Lorenzo. Si bien no tuvo tanto protagonismo como en sus últimos años en Uruguay, el artiguense fue una pieza clave del ciclón y de a poco se fue metiendo en el bolsillo a toda la hinchada, al punto que el grito “u-ru-gua-yo u-ru-gua-yo” se volvió una constante en los últimos partidos. Sin dudas fue una temprada de gran crecimiento para el artiguense, en la cual promedió 9.8 puntos, 6 rebotes y 1.8 asistencias en 23 minutos y la coronó con el título y una notable actuación en la última final.