Volvió a ser Biguá

Biguá aplastó a Olimpia 104-75 (29) jugando como local, y obtuvo un punto trascendente por la situación de ambos en la tabla para seguir a tiro de los ocho.

Por cuartos: 17-15, 40-35, 77-50

Jueces: A. Laulhe, F. Pastorino y G. Rodríguez.

Con un juego por conceptos, y basado en un goleo perimetral consecuencia de triangulaciones, Biguá comenzó controlando el juego tomando diferencia de 7 (12-5), en conjunto con las caídas al aro de Ricardo Glenn, siempre pilar del equipo.

Paul Harrison, de gran inicio en la visita, fue prácticamente la única vía de gol de un equipo que necesito apostar a la segunda línea temprano en el encuentro, para emparejar las acciones al cabo de los primeros diez minutos.

Si bien el “pato” abusó del tiro exterior en el arranque del segundo, tuvo la lectura suficiente para dañar en el juego interno mediante penetraciones tanto de Aguiar como de Brause, y así lograr una renta de 10 (37-27), aunque nuevamente los dirigidos por Camiña emparejarían el trámite, ahora generando desde el posteo de Nick Waddell, quien se encargó de sacar faltas y facturar desde la línea.

En el complemento se vio la mejor versión de los dirigidos por Kogan en el juego. Siendo intenso a la hora de defender, y castigando cada pérdida del rival en base a corridas o conversiones en transición (sin dejar plantar a la defensa), fue como el local abrió la brecha del trámite. Además, generando desde el pick and roll central entre Joaquín Osimani y Glenn, situación que aprovechó notable Nicolas Borsellino cuando su defensor debía salir una y otra vez a contener al extranjero, fue un problema sin solución para Olimpia, que en ningún momento logró cerrar esa grieta. El parcial del tercero fue de 37-15, con el cual Biguá cerró el partido a diez minutos del final.

MVP

Rodrigo Brause fue la figura del encuentro. Anotó 21 puntos viniendo desde el banco, con 4/6 en triples, 1/2 en dobles y 7/7 en libres.

EL DATO

La diferencia de juego colectivo entre uno y otro quedó reflejada en el rubro asistencias: 32 fueron las que repartió Biguá, frente a 17 de Olimpia.