Increíble por donde se mire

Una persona tiene que estar muy mal de la cabeza para lanzar el tamaño de proyectil que cayó en cancha de Larre y derivó en la suspensión del partido entre el local y Hebraica.

Son ese tipo de cosas que ningún ser pensante se imagina pueda pasar, pero hay mentes que realmente están muy mal. Restaban 45 segundos para el final del juego, cuando todos los presentes quedamos mudos. Un ‘cascote’ con las dimensiones de una baldosa cayó muy cerca del árbitro Graiño e inmediatamente el juego fue suspendido.

Hasta ahí, nada para objetar. Los hinchas de Larre salieron furiosos de la cancha, es que el proyectil fue lanzado por alguien que estaba fuera del gimnasio. El calor reinante ayer por la noche provocó que se decidiera abrir todas las puertas, entre ellas la que da sobre el parque, que por seguridad siempre está cerrada. De ese sector vino el proyectil y por eso la indignación del local, ya que el mismo fue lanzado por alguien que ni siquiera fue al basquetbol y seguramente ni sepa lo que es una pelota naranja.

Los árbitros estamparon en el formulario: “A falta de 45’8” para finalizar el cuarto período decidimos suspender el juego porque arrojaron un pedazo de baldosa al campo de juego sobre el sector donde estaba ubicada la parcialidad de Larre Borges cercano a la puerta trasera. No pudimos identificar si provino dentro o fuera de la tribuna puesto que no estábamos mirando para ese sector”. 

GALERA MARCOS FERREIRA