El clima no fue el mejor

No se vivió el mejor clima en el Palaco Peñarol, eso rompió la vista de las casi 1300 personas que concurrieron. Desde la llegada de las hinchadas hubo cruce de gestos y de cantos, de un lado y del otro. Llamó la atención que la terca conformada por Romero, Pastorino y Chamorro durante casi 35 minutos de juego (dos horas reloj) hicieran oídos sordos a lo que bajada de lado de Aguada y Welcome.

Lamentablemente los insultos estuvieron a la orden del día. Esteban Batista fue el blanco de los hinchas de Aguada, en menor medida Miguel Barriola la sufrió del otro lado.

Durante el partido, algunos jugadores hablaron con la terna arbitral por los insultos que bajaban de las tribunas, pero recién a falta de 5 minutos para el cierre las mismas fueron advertidas.

Cruce de parciales de Welcome para el sector de Aguada, luego de un técnico mal pitado a Batista, fueron el desencadenante de un clima cada vez más raro. Es que recién allí y cuando ya no daba para más, Romero hizo la sea que el próximo insulto sería denunciado.

Un cruce entre los hinchas de Aguada y el banco de Welcome, provocó la única denuncia que se estampó el formulario contra la parcialidad aguatera por “insultos contra el banco rival”.

El tema, como muchas veces pasa en este tipo de partidos, debió ser cortado de raíz. Desde la llegada y las amenazas que se cruzaron o ante el primer insulto en la cara de un jugador. Esto no pasó y el clima fue más de una final de Liga, que de un partido de fase regular donde poco había en juego.

GALERIA JIMENA MONTGOMERY