Final caliente y evitable

El episodio final no pasó por alto para nadie en el Palacio Peñarol ni tampoco para quienes seguían el partido por televisión.

El juego estaba liquidado y Souberbielle le hace una falta de tres a Nahuel Santos. El jugador de Malvín le recrimina buscar el tiro cuando el rival no defendía a dos segundos de final. Hasta ahí, una situación típica de partido.

El tema fue el después, algo se dijeron Demian Álvarez y el propio Souberbielle que no terminó ahí. Cuando Pablo López fue a saludar a Fernando Cabrera, la reacción del entrenador rojiverde fue poco habitual. Primero lo pechó y luego lo fue a buscar al pasillo cuando se iba al vestuario: “Soy un hombre ante todo y no permito que nadie me falte el respeto. Lo que me dijo al oído lo sabemos él y yo, y dejo el tema por acá”, manifestó Cabrera en VTV.

Sólo los protagonistas saben lo que pasó, pero era algo totalmente evitable, por lo que había sido el partido, por lo que venía siendo la serie y fundamentalmente por lo que se viene de ahora en más.