A uno de la final

San Lorenzo venció como visitante a Instituto en cifras de 90-82 (8) y se puso 2-1 en la serie.

Gabriel Deck fue el goleador “azulgrana” con 26 tantos mientras que en la “gloria” se destacó Santiago Scala con 14.

Mathías Calfani: 10 minutos, no anotó (0/1 triples), 1 rebote, 1 recupero y 1 pérdida.

Fuente: Basquet Plus.

San Lorenzo comenzó con la clara idea de jugar mayoritariamente con sus internos y lastimar desde la pintura con Justiz o a partir de penetraciones. En tanto, Instituto optó por su juego perimetral (Piñero metió los primeros cuatro puntos de su equipo desde la media distancia). Con el partido 4-4 se hicieron presentes los santiagueños del Ciclón: Deck de forma positiva, ya que metió 5 puntos al hilo, mientras que Aguirre cometió dos faltas en cuestión de segundos (una técnica). Hasta la mitad del parcial, la principal virtud de la visita en el 1C estuvo en el costado defensivo, ya que le quitaron fluidez a la Gloria y limitaron a Davis y a Clancy; a su vez, Deck estuvo indetenible en el otro costado (terminó con 11 puntos el primer período). Pero los de Gonzalo García no contaron con el momento on fire de Miguel Gerlero, que metió dos triples seguidos (tres en el 1C) y fue el motor de la remontada cordobesa, gracias a la que empataron en 19 a falta de 3 minutos. En el cierre de un primer cuarto con mucho ritmo, vértigo y juego físico, se agigantaron las figuras de Davis (6 puntos) y Clancy (6 puntos), para el 25-24 de Instituto.

San Lorenzo inició el segundo cuarto con un parcial 4-0, pero un triple desde prácticamente la mitad de la cancha por parte de Davis cortó con ese momento positivo. El escolta de La Gloria le dio un gran envión positivo a su equipo, que defendió de manera muy concentrada y enérgica tras la bomba . En el otro costado, quien apareció fue el Chuzito González: con dos triples seguidos, le dio ventaja de 6 puntos al local (34-28), a falta de 6 minutos. San Lorenzo volvió a sentirse incómodo con el estilo físico que impuso su rival, a un punto tal que les costó generar fluidez y juego colectivo, pero igualmente pudieron mantenerse en juego en base al tiro de tres puntos, sobre todo a través de Mata y Safar. Así fue como la Gloria se fue al entretiempo con una ventaja mínima: 44-43.

El local perdió claridad en el inicio del complemento y los de Boedo aprovecharon para meter una rachita 4-0 y volver a mandar en el marcador (47-44). Justiz se hizo enorme en su tablero y fue generador de que San Lorenzo pudiera correr la cancha y volver a tener buenas sensaciones. Sin embargo, otra vez apareció el triple en Instituto en el momento en el que más lo necesitaban. Dos bombas al hilo de Scala adelantaron a la Gloria 52-50 en cuatro minutos. Lo negativo de este pasaje tuvo que ver con que Gerlero llegó a su cuarta falta y salió inmediatamente. A partir de ese momento se mataron a triples. Por un lado, el Ciclón contestó con dos triples (Deck y Aguirre) volvió a comandar (58-55) en un lapso en el que predominaron los ataques sobre las defensas. Por el otro, apareció el Faca Piñero para poner arriba 59-58 a su equipo. Pero en los minutos finales jugó mejor San Lorenzo, desde atrás hacia adelante con un Justiz en gran nivel, lo que le dio la posibilidad a los de García de entrar al último cuarto con una ventaja de 6 puntos: 69-63. Volvió a aparecer Deck (10 puntos en el 3C) y el Ciclón lo aprovechó.

Los azulgranas aumentaron en comodidad dentro del juego gracias a que ajustaron las clavijas en defensa. Así, estuvieron mucho más lúcidos y pacientes para atacar el aro en el inicio del cuarto período. Un robo de Tucker sobre Davis, a falta de 6 minutos enmarcó de manera perfecta el momento, que además tuvo el plus de la falta antideportiva del escolta de Instituto, totalmente desenfocado. El Ciclón aprovechó para escaparse a 11 puntos (82-71). Parecía que empezaban a liquidarlo, pero un par de errores en ataque de San Lorenzo, también virtud defensiva, le dieron vida al rival, le permitieron a Chuzito González facturar y acercar a Instituto a cuatro puntos: 84-80, a falta de 3 minutos. Tras esto, la Gloria tuvo una serie de ofensivas apuradas y con tiros no tan efectivos; en cambio, San Lorenzo jugó con el reloj a su favor y golpeó en el momento justo para alejarse a 10 puntos (90-80) con un minuto por jugar. Los de Facundo Müller quisieron remontar, pero no tuvieron tiempo. San Lorenzo ganó 90-82, recuperó la ventaja de localía y se adelantó 2-1 en la serie semifinal.

En la otra serie, San Martín derrotó a domicilio 85-84 (1) a Atenas luego de alargue en 75 y se clasificó a la final. Federico Aguerre lideró la ofensiva del ganador con 22 mientras que el máximo anotador del “griego” fue Donald Sims con 19.