Está robado

El mundo de la NBA volvió a verse sacudido en la noche de ayer con la incorporación de Demarcus Cousins a Golden State Warriors para la próxima temporada a cambio de solamente 5.3 millones.
Golden State ya era el mejor equipo, lo cual quedó demostrado en la última temporada y por si fuera poco ahora fortaleció la posición más débil de su roster agregando a uno de los pivots más dominantes de la liga y conformando un futuro quinteto inicial de All-Stars (será el sexto equipo de la historia y el primero desde la temporada 1975-76 en tener en su plantilla a cinco jugadores que fueron All-Star la temporada anterior).
No caben dudas que en está decisión pesó mucho el deseo del jugador de obtener un anillo (el jugador hace varios meses había declarado que quería ir a un equipo que peleara el título). A su vez, en base a la información que manejaban los medios estadounidenses, la mayoría de los equipos con espacio salarial no estaban dispuestos a ofrecerle a Cousins un contrato largo y por una suma cercana al máximo.
Este acuerdo le sienta bien a ambas partes porque los Warriors no tienen ningún interés en apurar la vuelta a las canchas de “Boogie” (se encuentra en plena recuperación de la rotura del tendón de aquiles y se especula que volvería a ver acción recién en enero). De todos modos, y en caso de confirmarse esta fecha, el pivot tendría tres meses para ponerse en forma y encontrar química de equipo con sus compañeros previo a los Playoffs. Por otra parte, esto le permitirá al jugador, una vez que este sano, demostrar todo lo que vale y volver a la agencia libre el año que viene, donde ahí sí seguramente reciba un contrato acorde a su valor.
En otros traspasos que se dieron en la jornada, Rajon Rondo acordó su llegada a los Lakers por una temporada y 9M, Julius Randle jugará los próximos dos años en New Orleans a cambio de 18M, Nerlens Noel se unirá Oklahoma City durante dos temporadas mientras que Seth Curry se muda a Portland también por dos años.
También hubo varios jugadores que renovaron con los equipos a los que defendieron la temporada pasada: JJ Redick en Philadelphia (1año, 12M), Derrick Favors en Utah (2 años, 36M) y Avery Bradley en LA Clippers (2 años, 25M)