Batista y su ilusión mundialista

Su debut absoluto se dio en el Sudamericano 2003 jugando en Montevideo; de allí en adelante se transformó en un referente cada vez que juega Uruguay. Fue el primero y único de su país en llegar a la NBA y sigue latente su sueño de defender a la ‘celeste’ en un Mundial.

Esteban Batista es uno de los jugadores más importantes en la historia de Uruguay. De cara al partido ante México por Eliminatorias, el pivot demostró su sentimiento por la ‘celeste’

Por FIBA

 ¿Qué significa para vos, que Uruguay vuelva a jugar en casa y esta vez por última ocasión lo haga de local en el Palacio Peñarol?

Esto es algo muy lindo, que nos ha dado la posibilidad de jugar varios partidos en casa con los nuestros. Además crea otra expectativa y una atmósfera muy buena el ver a la Selección acá. A todos nos gusta esta posibilidad de jugar por tu país en tu país.

Tu primer torneo oficial jugando por Uruguay fue justamente en casa (Sudamericano 2003), en aquella oportunidad el Cilindro Municipal era el escenario; ¿Qué recordás de aquel momento?

Tenía 18 años y lo viví con mucha alegría. Aparte el Cilindro era mítico para nosotros y la experiencia fue impagable. Después de eso pasaron 14 años pero las sensaciones en la AmeriCup fueron las mismas.

Vas a ser el único jugador que defenderá a Uruguay en sus tres máximos escenarios; Primero el Cilincro, luego el Palacio Peñarol y en la próxima ventana el Antel Arena

Va a ser algo muy lindo. El Cilindro era un estadio con mucha historia y el Antel Arena a ojalá siga ese camino ya que es un Estadio de primer nivel. Para mí ya jugar en Uruguay es gratificante y ese dato también.

Cuando llegaste a la Selección; ¿En quién te fijabas y quién te acompañó en esos primeros pasos?

En mis comienzos estaban Gustavo Szczygielski y Tree Owens que eran muy importantes. De hecho, con Owens compartí mi primera concentración y fue alguien que siempre me acompañó y apoyó. El tema es que ellos estaban en plena etapa de recambio y ahora me toca a mí estar de ese lado.

¿En cuánto cambia para un jugador pasar de ser el que escucha a ser el que tiene que liderar?

Es un camino que va pasando sin que uno se de cuenta. No es que me sienta viejo, pero cuando miras para atrás te das cuenta que fue un camino largo. También ves las caras de tus compañeros y son jóvenes con ganas y es lindo poder trasmitirles algo.

¿Qué tipo de competencia preferís para defender a Uruguay? ya que te ha tocado jugar Sudamericanos, Torneo de las Américas, AmeriCup y ahora las ventanas eliminatorias.

A mí me gusta ésta. La verdad me hubiera encantado que esta posibilidad se abriera 8 años atrás. Creo que ahí tendríamos más chances por lo que es la forma de disputa. Es muy lindo poder reencontrarse con la Selección en períodos cortos y no que pase un año sin ver a tus compañeros. La conexión se hace más duradera en la temporada entre la gente y la Selección. Además, me hubiese encantado antes porque también te acorta los tiempos que estás afuera. Jugando en el exterior estos viajes ayudan para llevar mejor la temporada.

Uruguay está en una buena situación en la Eliminatoria, se viene un partido clave con México; ¿Dónde está la clave para poder ganar?

Los dos estamos en una situación comprometida y es un partido a cara o cruz. El que esté más duro mentalmente seguramente sea el que saque la ventaja. Tenemos que pisar el acelerador desde el primero momento y jugar al 150% porque no nos sobra nada. Muchos vienen con la sobrecarga del viaje y eso puede complicar. Si hay un lugar que no debemos fallar es en la actitud. Mi gran sueño siempre fue jugar un Mundial con Uruguay, lo mantengo vivo y para eso en casa tenemos que ganar todos los partidos.

CONOCIENDO A ESTEBAN BATISTA

De estas tres camisetas: Uruguay, Welcome y Nacional; ¿Cuál preferís para poder defender?

Agarro la de Uruguay. De los otros dos soy hincha; capaz haría como Sebastián Abreu en futbol, me hago una camiseta con algo de las tres. Las quiero mucho y siempre las defendería a muerte.

¿Cuál fue tu mejor torneo jugando por Uruguay?

El PreMundial de República Dominicana en 2005 fue el mejor en lo personal; pero como grupo me quedo con Puerto Rico en 2009. Nunca estuvimos tan cerca de clasificar y se nos escapó por muy poco.

¿Y ese torneo que te gustaría volver a jugar porque nunca encontraste tu nivel?

El Sudamericano de Campos en 2004; tuve un pésimo torneo. Me sentí muy mal pero de todo uno tiene que aprender y eso me sirvió.

¿Tu mejor partido con la Selección?

Contra México en el Dominicana 2005; fue algo tremendo lo que jugué.

 ¿Un club de los que defendiste en el exterior?

Decir uno sólo no puedo, pero voy con tres: Macabi (Israel), Panathinaikos (Gracia) y Milan (Italia)

¿La NBA?

La llegada ahí para mí fue algo increíble. Acá hasta ahora es la única que alguien lo logró y a mi me tiene muy orgulloso a nivel personal. Fue una experiencia que me ayudó mucho para creer en mí y para lo que luego fue llegando a lo largo de mi carrera.

 

¿Tu mejor momento en el exterior?

Los torneos que hice con Macabi, Panathinaikos y en Pinar de Turquía que ganamos la Copa y fue el primer título oficial del club.

 

¿Un entrenador en tu carrera?

Por suerte tuve varios y muy buenos, pero voy a decir cuatro. Víctor Berardi, Javier Espíndola, Ufuk Sarica y Dusko Ivanovic.

 

¿Un compañero dentro de la cancha?

Osky Moglia y Nuñez fueron fundamentales en mi crecimiento como jugador. He jugado con los mejores de Europa y de todos aprendí, pero el inicio con ellos fue fundamental.

 

De esos jugadores con los que te tocó compartir cancha; ¿Cuál fue el mejor?

Dimitris Diamantidis, Marcelinho Huertas y Ersan Ilyasova