De lo estándar a lo excelente

febrero 15, 2016

En la anterior columna señalábamos que las habilidades principales para ser un buen árbitro son el equilibrio emocional, el sentido común, y el respeto. Pero, ¿cómo distingue a un árbitro estándar de un árbitro excelente? [AMPLIAR]