+ MARCAS
Daniel Still
Román González
Lee Benson
"Pichi" Campana
Oscar Moglia
Billy Ray Bates
Quinquenio
Tito Malcom
Leandro G. Morales
Félix Fares
Alejandro Pérez
Pudieron ser más
Barack Obama
Mundial 1986
Gustavo Szczygielski
Sergio Mancebo
Willie Scott
Luis Silveira
Diego Losada
Gustavo Barrera
Omar Arrestia
"Che" García
Roberto Lovera
Camilo Acosta
Álvaro Ramírez
Wilfredo Ruíz
Acosta y Lara
5 Contra la violencia
Juvenil 1982
Horacio López
Marcel Bouzout
Reque Newsome
Jeff Granger
Aguada 2002
Paolo Quinteros
Los Angeles 84
Panamericanos 2007
Javier Bonda
La Primera Liga
Marcelo Capalbo
Alex Galindo
Kyle Lamonte
Alberto Sonsol
Robby Collum
Pop Thornton
Patricio Briones
"Lalo" Fernández
Balance 2009
Bo Jackson
Federico Slinger
Alberto Feuerstein
Rúben Vázquez
Finales Infartantes
Hebert Nuñez
Torraye Braggs
Diego Castrillón
Locura de Marzo
Pedro Xavier
Joaquín Osimani
Sebastián Abreu
Como la primera vez
Adolfo Medrick
Sporting Continental
Darius Rice

- LA MARCA
- DANIEL MAHOMA WENZEL: El profeta del gol
- Por Sergio Palay

 

Pelo largo, barba tupida, una predilección especial por mirar la canasta. una noción de aro increíble y una facilidad para dar pases de fantasía, son las características que le sirvieron a nuestro homenajeado para marcar época en el básquetbol uruguayo. Ícono del “Rojo” de Pocitos, Wenzel es mucho más que un jugador leyenda. Ha pasado por todos los roles que la vida en un club puede ofrece: jugador, estrella, entrenador, dirigente, colaborador, hincha y padre de un jugador.

Sus comienzos en Trouville

Nacido en el año 1953 Daniel Mahoma Wenzel saltó a la fama a principios de la década del 70 cuando formó parte de un quinteto de Trouville que hizo historia.
En el año 1972 el “rojo” jugó un desempate para mantener la categoría y al año siguiente se pensaba con lógica que el mantenerse en primera sería sin dudas el principal objetivo.
Atrás estaban los tiempos de Macoco Acosta y Lara y el título del 45  o la gran aparición del “Inglés” Blixen y el título de 1954 en Segunda de Ascenso.
Sin embargo, este último retornaba al club, para hacerse cargo de un equipo jóven pero que daría que hablar. En 1973, un año muy especial para el Uruguay todo, Trouville dio la nota y con un quinteto formado por jugadores jóvenes se coló en la final del Torneo Federal.
El cinco inicial estaba formado por Arturo Larriera, "Mahoma" Wen-zel, Alejandro Nin, "Bocha" Caresani y Otto Luhers.
El equipo, del que también formaba parte el Chino Izubejeres, causó sensación. La gente del barrio se encolumnó detrás suyo, y otros aficionados del baloncesto también iban a verlos jugar.
Lejos de pelear por el descenso Trouville llegó a la final del torneo con Peñarol en la cancha de Hebraica y Macabi. Con el encuentro empatado y a falta de un segundo, un Peñarol desintegrado repuso de la mitad de la cancha, el balón fue hacia German Haller quien lanzó pero su tiró no entró. El rebote fue tomado por el “Bandido” Bianchi a quién luego de caérsele la pelota la lanzó convirtiendo el tanto del triunfo. Sí, todo eso pasó en un segundo …

Su debut en la Selección

Pese a la amargura de no conseguir el título Wenzel, a los 20 años se dio el lujo de integrar la Selección Uruguaya que participó en el Sudamericano de Colombia de 1973.
Ese equipo en el que jugaban Gabriel Layerla, el “Pata” Pisano, Atilio Caneiro y Walter Lage entre otros terminó ocupando la tercera posición del torneo.
De regreso a la actividad local, Mahoma continuó jugando en Trouville e integrando la Selección Nacional. De esos años se destacan sus participaciones en los Sudamericanos de 1977 en donde logró el vicecampeonato en Valdivia (en el primer torneo de Tato con la celeste) y el tercer puesto del Sudamericano de 1979 en  Bahía Blanca.

Su paso por Peñarol

Si bien a fines de los 70 Mahoma era reconocido como una de las grandes figuras de nuestro baloncesto, no fue hasta comienzos de la década de los 80 en la que comenzaron los éxitos.
En 1981 integra el plantel que se consagra Campeón Sudamericano en el Cilindro Municipal de manera invicta. Ese mismo año pasa a Peñarol donde al años siguiente y consigue el título Federal y el Campeonato Sudamericano de Clubes de 1982.
El Federal de 1982 le hace conocer a Mahoma la otra cara de la moneda cuando Peñarol le gana en final infartante a Bohemios el encuentro en la hora con libres de Pedro Mallet (uno por aro y otro por tabla) .

De regreso en Trouville

En el último tramo de su carrera el goleador vuelve a Trouville en el año 1985 donde colabora con la salvación del club en recordadas finales ante Nacional. Tras coquetear con el retiro en el año 1986, tiempo en el que dirige al club por unos partidos, Wenzel vuelve a Toruville en el Federal de Segunda de Ascenso de 1987 cuando se retira a la edad de 34 años.

Claro, eso de se retiró es un decir. Wenzel siempre ha estado vinculado al equipo rojo, a tal punto que participa activamente en las actividades del club.
Prueba de ello fueron las obras que junto a Juan Ripoll, Daniel Bascou y el apoyo de la directiva , emprendió para la reforma del gimnasio

Activo jugador de veteranos seguramente debe ser una sensación especial la que siente al entrar a la cancha de la calle Chucarro. El poder ver a tu hijo jugando, con la camiseta de tus amores y sentado en la tribuna que lleva tu nombre sin dudas debe ser un privilegio que sólo pueden darse aquellos que dejaron su MARCA.


Director Periodístico: Federico Buysan Responsable Perdiodístico: Juan P. Tamborini Periodistas: Alen Banewur, Marcelo Oliva, Emiliano Colman
Colaboradores: Alberto Nápoli, Alejandro Ramos Columnistas: Sergio Palay, Emiliana Clemente Fotografía: Antonio Scuro

Básquet Caliente es un marca. Todos los derechos reservados - basquet@basquetcaliente.com