Se ganó el favoritismo

Defensor Sporting y Biguá jugarán una serie que a esta altura es costumbre en nuestros playoff. El “fusionado” terminó con el uno de la fase regular, realizó una gran Super Liga; pero el “pato” sabe lo que es ganarle. Si bien el favorito es el equipo de Jauri, por inversión y rendimiento, sabe que no se puede dejar estar, ya que su rival tiene jugadores con experiencia en este tipo de definiciones.

Perímetro: La regularidad en ese sector de la cancha es aliado de Defensor Sporting. Osimani, Cabot y Horsby han levantado su nivel y se potenciaron en la Súper Liga. Cada uno sabe bien su rol en el equipo. La conducción está a cargo del Oso, que tuvo en el debe el tiro, pero que a su vez le ha dado solidez defensiva al equipo. El juego del base liberó a un Cabot mucho más goleador, mientras que deja a Horsby más libre para tomar tiros con porcentajes elevados. En el recambio puede ver mermado el tinte ofensivo, ya que Álvarez, Aristimuño y Nessi son de características más defensivas.

En Biguá se ha cambiado la estructura. Cambón, Osimani y Scott le dan otro vértigo al equipo. La intensidad defensiva es lo que tienen que levantar, pero fundamentalmente ser regulares a lo largo de la serie y hasta de un mismo partido. Es una realidad que Kogan cuenta con Giano, Brause, Pereiras y hasta el propio Meira para el recambio; pero depende que el juego colectivo funcione casi a la perfección para llevarse la llave.

Interno: Para Defensor Sporting el juego interno puede ser determinante. Vargas y Wachsmann se han complementado muy bien y la nueva estrategia de Biguá lo llevó a quedar “flaco” en esa zona. En cuanto a los recambios, ambos tienen un jugador revulsivo para ese sector. Tanto Haller (Defensor Sporting) como Meira (Biguá) son jugadores menos aplicados en defensa, pero que pueden desequilibrar en el ataque.

Favoritismo: Defensor Sporting parte como favorito en la serie. No sólo por ser el mejor de la fase regular. La inversión del “fusionado” fue para pelear el título y el rendimiento en los últimos partidos permite ilusionar a sus hinchas.  Biguá siempre apostó a más y es una realidad, su entrenador armó un equipo pensando en esta instancia y sabe que tiene armas para pelearla.