Se tienen ganas

Si bien es una realidad que este será el primer cruce de playoffs entre Hebraica y Welcome, en los últimos dos años son dos equipos que siempre brindaron partidos para el recuerdo.

De hecho, la “W” con menos presupuesto se acostumbró a ganarle seguido y el punto más alto fue en esta Súper Liga, cuando lo derrotó en el recordado juego de 4 contra 5. Ese partido en su primera etapa había sido parejo, y eso que los de Barbieri daban la ventaja de jugar con un solo extranjero.

Los dos no se han caracterizado justamente por el tema defensivo, lo cual terminará siendo un aspecto clave en el desenlace de los juegos.

Perímetro: Acá es donde se pueden dar los duelos más parejos. Hebraica con Parodi, Leandro y Hicks tiene un perímetro con mucho gol. Son jugadores que aparecen en los momentos complicados. Es una buena noticia para el equipo que Parodi haya elevado su nivel en los últimos juegos, lo necesita porque no tiene recambio. Si bien Zanotta aporta sus minutos, es más escolta que conductor. Leandro y Hicks son determinantes y eso no es nuevo, deben aplicarse a la hora de marcar. El debe del equipo queda en el recambio, más allá que tanto Zanotta como los hermanos Medina ingresan en la rotación, los los 3 titulares los que consumen la mayor cantidad de minutos.

Welcome por su parte depende mucho de lo que pueda hacer Barrera. El “Panchi” fue regular a lo largo del año, su juego fue clave para la campaña del equipo. Es un duelo especial para el mercedario. Moglia y Barriola han acompañado bien con características diferentes. El caso de Moglia, ha tenido regularidad, minutos y confianza y para un goleador eso es determinante. En el perímetro el encargado de hacer el juego “sucio” de defender es Barriola, que seguramente vaya con García Morales durante gran parte de la serie. El recambio tampoco es grande para Barbieri, que encuentra en Pereyra y López minutos de aire para los titulares.

Interno: La fortaleza más grande de los dos está en el aspecto ofensivo. Con la llegada de Freeman, Hebraica ganó un jugador con gol. Quizá no sea tan aplicado para defender, pero lo puede suplir con su capacidad física. Allí también está Izaguirre, de buena temporada que propondrá un duelo más que interesante con Ayarza. Son dos jugadores que se abren y tiran, que pueden asumir responsabilidad a la hora de atacar, pero también son inteligentes si deben jugar en equipo. En Hebraica la rotación es con Boston y Zubich, ambos defensivos por naturaleza, que pueden dar descanso a los titulares y hacer un trabajo de desgaste importante en sus rivales.

Welcome cuenta con Lloreda y Charquero para jugar como internos definidos. El panameño ha tenido muy buenos partidos desde su arribo. El estar bien físicamente es clave para poder mostrar su potencial. Charquero por su parte fue a lo largo del año una de las piezas más importantes de su equipo. Fue el único que jugó todos los partidos de la temporada y si bien la cantidad de minutos ha mermado desde la llegada de los panameños, debe saber que tiene una gran importancia dentro de la rotación si es que quieren llevarse la serie.

Favoritismo: La inversión de Hebraica fue para ser campeón. El equipo ha levantado su nivel en los últimos partidos y tiene armas para quedarse con la serie. Enfrente tendrá a un Welcome que necesita de sus individualidades para hacer a lo colectivo.

Si bien el favoritismo corre por parte del “macabeo”, la “W” le demostró a lo largo del año que tiene argumentos para vencerlo. Necesita de un inspirado “Panchi” Barrera y de controlar en primera línea a Leandro y Hicks.