Ambos deben repartir

Repasando las planillas técnicas de los primero dos juegos entre Trouville y Hebraica y Macabi, son pocas las diferencias en cuanto a números entre un partido y otro en cada rubro por equipo.

Los dos encuentros se definieron en el entorno de los 70 puntos (75-71 y 74-68 respectivamente), y la cantidad de unidades por rubros de cada equipo (dobles, triples y libres), en general, fue la misma.

Si hay un aspecto que manejamos durante la serie, es la importancia que tienen ambos bases para que sus equipos lleguen al triunfo, y es que los dos tuvieron su buen partido, que casualmente fueron los que derivaron en victoria.

Santiago Vidal fue pilar fundamental en el primer juego: 15 puntos, 7 asistencias y 5 rebotes, no pudiendo repetir su actuación en el segundo juego, en el cual debió salir por un golpe y en tan solo 12 minutos en cancha, su aporte fue de 4 unidades.

Luciano Parodi tuvo un bajo rendimiento en el estreno. 7 puntos y 3 asistencias, estando por debajo de su nivel habitual, pero mejoró considerablemente para el segundo, donde lideró al “macabeo” al triunfo con 15 unidades y 5 asistencias.

Pero la clave está en el mejor reparto del goleo en el colectivo, y en ese sentido, debieron colocar 4 jugadores por encima del doble dígito de puntos para acercarse al triunfo.

Claro que en partidos entre rivales tan parejos como estos, el ganar o no está en detalles y situaciones de lectura de juego, pero quizás esta visión de aspectos que resaltamos, pueda marcar un camino hacia el 2-1.