De gatito a león

Hebraica derrotó a Trouville con mucha luz. Es verdad que el tema mental fue clave para revertir una derrota dura, pero basquetbolisticamente el macabeo fue mucho más que su rival. El «macabeo» tuvo una transformación destacable en 15 días y pasó de ser totalmente dominado, a controlar y jugar durante 40 minutos a su ritmo.

Ni que hablar que el análisis de lo que arrojaron los números hay que comenzarlos con los porcentajes en libres. El ganador lanzó 18 y convirtió 14 (77% de efectividad), mientras que el rojo apenas alcanzó un nefasto 33% (9/27). Los de Tito malograron 18 libres, mientras que el macabeo sólo 4 y todos ellos con el juego sentenciado (llegó a ir 12 de 12).

Pero sería muy simplista justificar la diferencia sólo por ese lado. Macabi cargó adentro y a pesar de las limitaciones que tuvo, anotó 52 puntos en la pintura contra sólo 34 de su rival.

Otra difierencia estuvo en los puntos generados por las perdidas del rival. Hebraica marcó duro, corrió la cancha y terminó con 26 unidades gracias a ese tipo de situaciones, contra sólo 4 de Trouville.

Uno de los rubros que había sido favorable a Trouville en la serie eran los puntos desde el banco. El ingreso de Boston como titular le permitió a Leo extender el plantel de otra forma. Entre Zuvich y Zanotta anotaron 23 unidades; dos más que el banco rival (21).

Si bien Hebraica superó en algunos rubros puntuales a Trouville, no fue tanta la distancia. Rebotes 37 a 34, asistencias 19 a 18, recuperos 8 a 7.

El rubro flaco de Hebraica estuvo en el lanzamiento exterior, anotando 5 de 20 en triples, contra los 9 de 27 de su rival.