Varias piedras en el camino

Defensor Sporting disfruta de estar en las finales de la Liga, lugar donde apostó a estar a la hora del armado de su plantel y al cual logró acceder a pesar de un montón de dificultades que logró sortear a lo largo del camino.

La contratación de Martín Osimani se dio con la intención de darle el salto de calidad a una base de jugadores que se mantuvo, para apostar a más y superar la actuación del año anterior donde quedó por el camino en cuartos de final ante Trouville, y además, fueron elegidos dos extranjeros como lo fueron Chris Moss y Justin Watts.

Dicha dupla no prosperó. Moss afectado por lesiones y Watts con altibajos en su rendimiento, más la actuación de Terrence Shannon, quien llegó para dar una mano durante los últimos 6 encuentros de la fase Clasificatoria, fueron tres de los extranjeros defendieron al equipo en el amanecer del campeonato.

Luego llegaron Eloy Vargas y Robert Hornsby, manteniendo la misma estrategia (un interno y un perimetral), ya haciendo una fuerte apuesta en búsqueda de potenciar al equipo definitivamente para codearse con los de arriba.

Vargas fue baja durante una parte de la Súper Liga, fase en la que tan exuberantes números obtuvo el “fusionado”, incluso dando ventajas de integración al jugar sin una ficha extranjera.

El equipo de Gerardo Jauri se quedó con el primer lugar de la fase regular, con el equipo aceitado y ya pronto para encarar la parte más caliente del campeonato de la mejor manera, pero antes estaba el Súper 4, torneo que generó la gran polémica que hoy en día, los triunfos han dejado atrás.

Entre suspensiones decretadas y fallos revocados, todo derivó en la salida del dominicano, para dar lugar a la elección de Jasper Johnson, extranjero que hoy en día deslumbra con su juego y que parece haber jugador toda una temporada en el equipo.

Cada situación mencionada generó sus dudas a futuro, más aún el hecho de tener que ensamblar a un nuevo extranjero teniendo nada más y nada menos que al vigente campeón enfrente. Por si fuera poco, las lesiones estuvieron a la orden del día. Federico Álvarez acarreando una lesión en su mano, Martín Osimani con un desgarro en el tríceps, y KirilWachsmann que en medio de la serie sufrió un esguince de tobillo, fueron más trabas que debió transitar el “violeta”, pero que tan bien las disimulo.

El excelente trabajo del cuerpo técnico y la ejecución de los jugadores en cancha se encargaron de despejar todas ellas, y demostrar una vez más, que el 1° de la fase regular es por estadística el mayor candidato a llegar a la final, sin importar las piedras que haya en el camino.