Se repite la historia

Los Warriros lograron lo que parecía una utopía. Vencieron 96-88 (8) a OKC y dieron vuelta la serie por 4-3, se consagraron campeones del Oeste y disputarán la final por segundo año consecutivo contra LeBron y sus Cavaliers.

El partido comenzó favorable a la visita que abrió una máxima de 13 en el primer tiempo, con un gran trabajo de sus estrellas, Durant y Westbrook.  El quiebre se dio en el tercer fustl cuando los locales pusieron un 29-12 en esos 12 minutos gracias a los triples de los «Splash Brothers» (Curry, Thompson).

A falta de 3 minutos, Golden State abría 12 y parecía liquidado, pero Durant puso 7 puntos de corrido para mantener a su equipo vivo. Sin embargo, un par de genialidades de Curry sentenciaron el juego. Justamente, el 2 veces MVP, Steph Curry, fue el goleador del juego con 36 puntos.

COMPACTO DEL PARTIDO