Lo bancó

Golden State pegó primero en la final y venció a Cleveland por 104-89 (15). La clave del juego vino desde el banco de suplentes, donde entre Livingston, Iguodala y Barbosa anotaron 43 puntos.
Desde el comienzo el local fue superior a su rival, donde manejo diferencias de hasta 14 puntos en el primer tiempo. Sin embargo, en el tercer periodo, los Cavaliers lograron ponerse al frente en el marcador tras el minuto inicial del juego gracias a las penetraciones de Irving y la generación de juego de James.
En ese momento apareció Shaun Livingston, que, junto al MVP de las finales pasadas (Iguodala), colocaron un parcial para ponerse al frente y no pararon.
En el último cuarto, la diferencia llegó a ser de hasta 17 puntos y los minutos finales fueron disputados por los jugadores que ven casi nada de acción.
RESUMEN DEL PARTIDO