«La vida es una revancha»

Luis Silveira habló tras darle, con dos libres claves, la sexta victoria a Stockolmo. “Se jugó espantoso, jugamos mal y entramos en un juego que no nos convenía; pero nos llevamos el juego”.

Sobre el partido, el “Bicho” profundizó. “Estuvo complicado durante 39 minutos y 50 segundos. Terminamos pasando sobre el final, después ellos nos pasaron y recién asomamos la nariz en la última jugada del partido. Hay días en los que se juega bien, días en que se juega mal; lo importante es que este equipo aprendió a ganar de las dos formas”.

Además, destacó el aspecto defensivo del “Azul”. “Nosotros tenemos una cédula de identidad, nuestra defensa. Sabemos que si nos apartamos de ese camino no nos va a ir bien porque somos un equipo al que no le sobra absolutamente nada”.

Por otra parte, reveló una de las estrategias de la “S” para quedarse con el punto. “Ya sabíamos que íbamos a tener un problema en el juego interno, tratamos de cubrirlo durante todo el partido pero no pudimos. Sobre el final del juego entendimos que precisábamos muchísima presión en el perímetro para dificultar el pase adentro, ahí recuperamos balones y corrimos la cancha como no lo pudimos hacer en el principio”.

Sobre la conformación del equipo, agregó. “El único viejo soy yo, Ferreira tiene 28 años recién cumplidos. La verdad que a mí me contagia toda esa juventud y todas esas ganas que ponen los chiquilines; trato de estar a la par de ellos y lo disfruto, incluso en partidos cerrados como este. Estoy contento y eso se nota”.

En el cierre, se refirió al buen momento personal. “La vida es una revancha continua. El año pasado estuve en Welcome y jugué pocos minutos, recién me tuvieron confianza en el cierre cuando aparecieron algunas bajas. Después en DTA jugué un promedio de 5 o 6 minutos por partido, me dolió también pero seguí adelante. Hoy me llama mi club y tengo la fortuna de que el técnico confíe en mí; me da minutos y trato de responderle de la mejor manera”.