Festejo a distancia

El partido entre Miramar y 25 de Agosto fue a puertas cerradas, sin embargo la gente del “Mono” se las ingenio para vivir el clásico de forma conjunta en el gimnasio de la calle Santiago Gadea. El minuto a minuto se vivió en el parrillero, y el triunfo se festejó en la cancha. Una vez culminado el encuentro, los jugadores concurrieron a su gimnasio donde festejaron una victoria que vale doble.

IMG-20160609-WA0004

Clásico frío

Por distintos motivos, el juego quedó en deuda, sobre todo con las expectativas generadas previo al arranque del campeonato. Por motivos ya conocidos, el partido fue disputado a puertas cerradas, lo que le dio un clima más parecido a una práctica que a un clásico por los puntos. Por si fuera poco, además de jugar sin el marco adecuado, la diferencia en el marcador hizo que la emoción falte con aviso tanto dentro como fuera de la cancha.