Rey de la selva

Miramar se impuso en el clásico ante 25 de Agosto por 96-78 (18) en cancha de Atenas. Nick Waddel fue el goleador con 24 tantos, seguido por los 17 de Nicolás Sánchez.

El “Mono” puso un 6-0 de arranque, ganándole al frio y a las tribunas vacías de la mano de Nick Waddel, quien castigaba desde media distancia con un tiro más que confiable. Además, el extranjero lastimaba adentro con Martín López como principal socio para sacar diferencias importantes. En contraposición, Daniel Rivero tomó las riendas del equipo para hacer jugar a sus compañeros y poner sus propios puntos desde el perímetro. Fernando Verrone tomaba la posta, y con penetraciones acercaba a los suyos para dejarlo 18-16 en el cierre del primer chico.

Esteban Yaquinta aplicó una defensa zonal que le dio grandes resultados, minimizando a su oponente y robando pelotas. Rodrigo Cardozo era clave en ambos sectores de la cancha, ya que entraba enchufado atrás y corría bien la cancha para que Damián Blazina lo alimente en base a asistencias. El “Veinte” se desdibujó y solo encontraba puntos en manos de Diego Silva, y para rematar, Federico Masner puso un triple agónico desde 13 metros para cerrar el primer tiempo 44-28 a favor de los de la calle Santiago Gadea.

La tónica del partido no cambiaba, sino que por el contrario, las diferencias se acrecentaban. Miramar continuaba siendo el claro dominador, y aprovechaba su momento para mover la bola y encontrar espacios. Leandro Pintos y Nicolás Sánchez entraron con el pie derecho, y capitalizaron estos espacios con triples importantes para dar el golpe de gracia muy temprano en el partido, lo que permitía que su equipo termine el tercer cuarto 65-43 ante un 25 que luchaba de la mano de Rivero.

El último periodo tuvo algunas idas y vueltas. La ventaja máxima llegó a ser de 27, aunque los de Villa Dolores lograron decorar el marcador con un trámite totalmente liquidado.

Nick Waddel fue el goleador con 24 tantos, seguido por los 17 de Nicolás Sánchez. En la vereda del frente aparecen 16 de Fernando Verrone.

Monopolio total

La victoria clásica fue clara, y los números no hacen más que reflejar las diferencias existentes dentro de la cancha. Miramar encontró gol por todos lados y terminó con cinco jugadores por encima del doble dígito: Waddel 24, Sánchez 17, López 15, Blazina 15 y Cardozo 12. Además, Esteban Yaquinta encontró oro en el banco, aportando 42 puntos a partir de los relevos.