Pulleiro quiere su momento

El próximo miércoles a las 19 horas se realizará una Asamblea importante que definirá el nuevo Presidente de la FUBB.

El Dr Luis A. Castillo dejará su cargo tras 14 años de gestión y todo indicaba que el único que se postulaba era Ricargo Vairo, actual Presidente de la Liga Uruguaya.

Sin embargo desde ayer está circulando un mail entre los delegados y presidentes de clubes bajo el título: “¡¡¡Ahora es el momento!!!‏”. Quien lo escribe es Gustavo Pulleiro y si bien en ningún momento habla de postularse como Presidente, el objetivo del mail parece ser claro. En el mismo muestra sus discrepancias con la actual gestión de la Federación y maneja los cambios a seguir. Es que parece que hay poco tiempo y en la  carta hace referencia a eso: En forma intempestiva y sorpresiva la Federación anuncia la realización de elecciones para el 15 de junio, con apenas casi dos semanas de anticipación” agregando “Pese a que manejan el poder a su antojo para evitar cambios y revisiones, este es el tiempo y el momento para que los clubes puedan llevar adelante los cambios que tanto manifiestan”

TEXTO COMPLETO

En toda organización, sea esta grande o pequeña, el llamado a elecciones es un momento de reflexión, de estudio, de análisis. Le permite a sus miembros encarar los cambios, tomar nuevos y renovados rumbos, corregir las injusticias o los malos funcionamientos, proyectarla a un futuro mejor. Por eso este es el momento, y no otro, para hacer los cambios que transforme a la Federación.  Para que los clubes hagan valer su posición. Para que se encause la federación a la defensa de sus miembros. Para establecer metas claras que ayuden al mejoramiento y crecimiento de los clubes. Para desarrollar el deporte que regentea.

Hay que tener muy claro que la Federación es una Asociación de Clubes. Con una estructura muy diferente a la de otros países, como sería el caso de Argentina o España, donde los miembros de la Confederación son las Federaciones regionales. En esos países no hay una participación directa de los clubes en la administración y gestión. Por eso las instituciones sintieron la necesidad de crear asociaciones de clubes paralelas, donde estos pudieran hacer sentir sus posiciones con fuerza y vehemencia, para organizar los torneos, captar sponsor y gestionar todo lo necesario.

No es el caso del Uruguay. En nuestro país es una asociación donde los clubes tienen todo el derecho y todo el poder para influir en su funcionamiento. La estructura institucional así lo establece e integran la gobernanza a través de los órganos federativos como clubes, sin importar la persona que sea designada a representarlos.

Sin embargo ha sido una constante de la federación, en estos últimos tiempos, no permitir a los clubes ejercer este rol. Por eso se hacen pocas reuniones de la Asamblea o de los consejos, aún del propio Consejo Superior que es el órgano rector. Así se toman resoluciones por parte de los neutrales o de las gerencias sin la competencia legal necesaria, no existen controles a su gestión, se imponen con los llamados verticalazos, se tergiversa la información o directamente no se proporciona, o se proporciona a algunos y a otros no. Los clubes han perdido conciencia del poder que tienen.

En forma intempestiva y sorpresiva la Federación anuncia la realización de elecciones para el 15 de junio, con apenas casi dos semanas de anticipación. Hace unos meses atrás el propio presidente de la FUBB había manifestado que como existía el cambio de temporada las elecciones debían realizarse al finalizar la que supuestamente comenzó en septiembre del año pasado, con el comienzo de la Liga. Y ahora la fijan a la mitad de la misma, sin dar el suficiente tiempo para encarar la elección, con un torneo en plena competencia, y con las otras dos divisionales con sus dirigencias en período de descanso, sin aprobar balances ni memorias.

Pese a que no hay tiempo suficiente. Pese a que quizás la idea sea imponer una vez más una estructura de dirigencia continuista. Pese a que manejan el poder a su antojo para evitar cambios y revisiones, este es el tiempo y el momento para que los clubes puedan llevar adelante los cambios que tanto manifiestan.

 

UNA CUESTIÓN PREVIA

El tema del cambio de temporada, que supuestamente comenzó a regir en septiembre del año pasado, dejó pendiente aclarar una situación de suma importancia para el acto eleccionario. Como los clubes tienen diferentes votos dependiendo su ubicación institucional es necesario saber en qué divisional se encuentran para establecer las normas adecuadas para el escrutinio y saber cuántos votos tienen cada uno.

El cambio de temporada es una reforma al Reglamento General y por ende debió ser aprobado por una resolución de la Asamblea General. Esa resolución debía legislar también cómo y cuándo se producirían los ascensos y descensos y por ende los cambios institucionales en la estructura de la FUBB. Parecería que esto no se hizo y es imprescindible que se aclare esta situación en forma previa, con el tiempo suficiente de antelación y no en el día del propio acto eleccionario.

De reconocerse que no se aprobó en Asamblea los ascensos y descensos son los decretados al finalizar la última Liga, no existiendo cambio de temporada. Esto tendría consecuencias en otros aspectos que tienen en cuenta este cambio, como las transferencias internas de jugadores.

POR QUE ES NECESARIO EL CAMBIO Y EVITAR EL CONTINUISMO

 

Porque la Federación no es transparente. Todos los clubes saben y son conscientes de las dificultades que acarrea conseguir informaciones referidas a contratos de sponsor, fallos de tribunales, liquidaciones de partidos, rendiciones de cuentas y tantas otras. La información es poder.

Porque la Federación firma contratos de patrocinio incluyendo elementos promocionales que no les pertenecen sino son propiedad de los clubes, como su camiseta o merchandising, sin consentimiento de los clubes y sin tan siquiera brindarles copia del contrato. De esta forma se le resta en forma directa los ingresos que tendrían los clubes de venderlos ellos directamente.

Porque no existen rendiciones de cuentas ni controles de gestión. Hace ya años que la Federación no presenta su memoria y balance anual, pese a ser un requisito previsto en los Estatutos. Existen ejemplos recientes en Uruguay y en el mundo de lo que pasa cuando las organizaciones no están sometidas a controles de su gestión (ejemplo FIFA o Conmebol o Ancap)

Porque se desconoce la existencia de la Comisión Fiscal. Este órgano previsto en los Estatutos (arts.78 al 84) tiene como cometido fundamental el control del gasto y del uso de los recursos de la Federación. Y no sólo no está integrado, sino que increíblemente, a pesar de su importancia, ni tan siquiera es mencionado en la lista de autoridades que publica la FUBB en su página web. Tal es el grado de prescindencia a los controles. Al no existir dicha Comisión los dirigentes de la federación no dan explicaciones ni responden a ningún órgano de contralor.

Porque la federación se ha hecho fuerte en desmedro de los clubes. Ha alejado en forma intencional a los clubes de la federación, ámbito natural de reunión, intercambio de información, reuniones formadoras de opinión, de coordinación para acciones conjuntas. En los últimos 15 años han desaparecido de la práctica activa del básquetbol más de 20 clubes y todo hace suponer que de no cambiar las condiciones otras instituciones de nuestro básquetbol seguirán ese camino.

Porque se ha quedado con los sponsor que en forma colectiva apoyan al básquetbol nacional. Como contrapartida la federación paga parte de los costos de los partidos. No brindó información de cuánto era lo que pagaban los sponsor ni cuánto era lo que renunciaban los clubes para poder evaluar con precisión lo mejor para las instituciones. Esto afectó económica y financieramente a los clubes. Y lo más grave de todo es que hoy el crecimiento de la sponsorización y la incorporación de los nuevos va directamente a las arcas de la federación.

Porque las tecnologías abren nuevas puertas y nuevas oportunidades. Por ejemplo ANTEL manifestó públicamente que el básquetbol se ve en los celulares a través de la conexión por VERA+ y la conexión de estos supera al millón. ¿Cuánto significaría esto a peso por conexión? ¿O aún a la mitad? Lo que se pueda hacer en el futuro los clubes ya lo cedieron a la federación quien cada vez más concentra el poder. Utilizando este poder a su antojo y conveniencia, muchos clubes no tienen ideas claras de lo que se firmó.

Porque hoy la comunicación e información está manejada por publicistas. Por su profesión son especialistas en el manejo de la imagen y la tergiversación. Por ejemplo todos saben que el Código de Disciplina Deportiva fue impuesto por los neutrales, se voto a tapas cerradas, y sin embargo cuando su aplicación reveló los graves errores, defectos y arbitrariedades que tiene, en el medio periodístico enfatizaron una y otra vez que este código es obra de los clubes que lo aprobaron. No asumieron nunca su responsabilidad, se liberan de toda carga, y de buenas a primera dicen «lo votaron los clubes».

Porque han fracasado rotundamente en el manejo de las selecciones nacionales. No han obtenido ningún título, en ninguna categoría, durante todo el período. Han enfrentado renuncias, malestar de los jugadores seleccionados, deficiencias en la infraestructura de entrenamiento. No han sabido sustentar procesos exitosos ni formar grupos armónicos y sinérgicos entre los seleccionados, como nunca antes en toda la historia de nuestro deporte.

Porque han creado una estructura administrativa cara e ineficiente. Fueron incorporando personal rentado como nunca, con cuatro gerentes, sin tener en cuenta el Estatuto (art.35 num.12)  Como la federación funciona sin presupuesto pese a lo previsto en los Estatutos (art.24 num.7) no se sabe cuánto ganan ni cuál es el aporte a la gestión, ni si los clubes están de acuerdo, y sin embargo repercute en las arcas de las instituciones. Crearon gerencias sin determinar competencias y responsabilidades, sin que fueran aprobadas por el Consejo Superior ni ningún órgano federativo.

Porque no hay respeto a otros estamentos del básquetbol. Ha pretendido ignorar los reclamos de las gremiales de técnicos, jueces, jugadores,  y personal administrativo, que forman parte fundamental del desarrollo del deporte. Por ejemplo integra una delegación deportiva a competir un mundial prescindiendo de dirigentes y técnicos pero presidiéndola una persona asalariada de la federación, uno de los gerentes.

* Porque no ha desarrollado el deporte a nivel de jóvenes y niños. No ha tenido acciones con escuelas, ni en diferentes centros de estudios, donde el básquetbol sea el deporte elegido por los chicos en su actividad lúdica. Esta omisión ha dejado un espacio para que la Liga Universitaria ocupara ese nicho, con un explosivo crecimiento dado los jóvenes de esa edad no encuentran su lugar dentro de las actividades de la federación, donde son excluidos y olvidados.

* Porque ha sido una federación elitista. Se ha concentrado en zonas de clase media y alta, dejando de desarrollar acciones en los barrios, en zonas carenciadas, donde tiempo atrás los clubes se juntaban con otras demostraciones culturales como el carnaval y los tablados, donde las cantinas generaban centros de apoyo a la gestión. Donde de alguna manera se cumplía con lo que hoy enfatiza FIBA en la masificación del baloncesto a nivel nacional.

* Porque todas las acciones se dirigen a la competencia. En 14 años no se ha encontrado un formato definido de competencia. El fracaso de la Liga Uruguaya con participación de equipos del interior es notorio. No ha sabido encontrar la forma de integrarlos. Cambio el nombre del Metropolitano dejando todo como está como si el nombre fuera el problema.

* Porque ha penalizado la disidencia. Quien no piense de la forma que se impone es objeto de una caza de brujas y a la crítica y exclusión. Así han sido separados varios dirigentes de valía, con pensamientos diferentes, quienes han dedicado tiempo en forma generosa y honesta.

Todas estas reflexiones son bien conocidas por todas las instituciones miembros de la FUBB por eso:

La federación debería clarificar antes del acto eleccionario todos los aspectos previos a la elección. Determinar cuántos votos tiene cada institución y la presentación previa de la Memoria y Balance Anual. Anunciar con tiempo la fecha de realización de la Asamblea Eleccionaria para que los clubes tengan la necesaria oportunidad de intercambiar idea, analizar programas de gestión y tomar la mejor de las decisiones. Nunca la imposición. Actuar por el consenso. El convencimiento. Integrando la totalidad de los involucrados y no dejando que unos pocos decidan el destino de todos.

De no ser así, quizás sería conveniente votar en blanco para de esa forma mostrar la importancia del necesario apoyo que deben tener de los clubes. Al aprobar un cuarto intermedio darle tiempo a la administración a que presente lo que preceptivamente debe hacer.

Los cambios se pueden hacerSoñemos y trabajemos por una Federación distinta, que funcione en forma cristalina, respetando los reglamentos que son los custodios de las garantías de justicia y equidad. Sujeta a los necesarios controles, con gestión eficiente, objetivos claros y el necesario trabajo en armonía.

Gustavo Pulleiro

Montevideo, 9 de junio de 2016