«Un orgullo tanto apoyo»

Ricardo Vairo fue electo como nuevo presidente de la FUBB hasta el año 2020, tomando la posta que dejó el Dr. Ney Castillo tras 14 años de gestión. Atrás quedaron años en Welcome primero, neutral después y los más reciente es la presidencia de la Liga; para finalmente llegar al puesto más alto dentro de la Federación.
En primer lugar Ricardo apuntó: «En este momento principalmente gana la emoción por ser el nuevo presidente de FUBB. Además, estamos recién saliendo del apoyo de los clubes que es un orgullo».
En otro aspecto habló de cómo quieren plantear los trabajos de su mandato, «Tenemos delineado un plan de trabajo para estos 4 años conjunto con el nuevo cuerpo de neutrales. Lo que nosotros queremos es darlo a conocer a los clubes, participarlos, que estemos todos de acuerdo para luego involucrarnos y tirar todos para el mismo objetivo. Sin dudas que una vez que esté todo encaminado dárselo a conocer a la prensa para que se sepa lo que vamos hacer».
Potenciar lo positivo y arreglar lo negativo es una de sus metas, «Hay muchas cosas buenas dentro de la Federación, pero en otras áreas vamos a tratar de cambiarlas de acuerdo a la visión que tenga yo y mi cuerpo de neutrales. La FUBB tiene que seguir apoyando como lo ha venido haciendo con las cosas positivas. En el plano deportivo tenemos que trabajar en un plan mucho más integrado con todos los estamentos del básquetbol».
En cuanto al producto Liga Uruguaya y la selección comentó, «Siempre digo que el producto de la Liga de cada país tiene que ser el mejor, porque al no jugar la selección acá, lo mejor que tenemos es nuestro campeonato interno. Gracias al apoyo de sponsors y de un grupo de trabajo que hace las cosas muy bien hemos logrado reflejarle al resto que la Liga Uruguay es importante. Ahora, como va a cambiar la forma de disputa a nivel de selecciones, vamos a poder ver a la selección jugar acá y eso va ser otras de las cosas importantes que tendremos que afrontar».
Por último habló de darle a los dirigentes la importancia que merecen en el proceso, «El orgullo es que los clubes te apoyen, hayan valorado el trabajo que hemos echo en estos 4 años sobre todo en la Liga y en la Secretaría General. Es reconfortante que a parte de discutir e intercambiar opiniones me hayan votado para continuar una línea de trabajo. Además, tenemos que buscar una estrategia para dignificar a los dirigentes. El básquetbol necesita de los dirigentes más que los dirigentes al básquetbol y muchas veces no son valorados como tienen que serlo en el acierto o en el error».