Sigo siendo el rey

Venezuela derrotó a Brasil 64-58 y se consagró campeón del Sudamericano por segunda vez consecutiva y en esta ocasión, ante su gente.

El partido comenzó mejor para el conjunto local que encontraba a Echenique como su figura, llegando a abrir hasta 8 unidades de renta. De ahí en más el juego decayó en su nivel, se entreveró y Brasil pudo aprovecharlo para cerrar el primer cuarto tan solo 3 puntos abajo, 20-17.

El segundo chico se caracterizó por rachas de uno y del otro. Brasil llegó a tomar hasta 4 puntos de renta a su favor producto de un parcial de 7-0 pero la vinotinto pudo recomponerse con muy buenos minutos de Vargas, acompañado por Colmenares los dirigidos por el «Che» llegaron a gozar de hasta 8 puntos de ventaja pero nuevamente reaccionó la visita y el primer tiempo se fue con mucha paridad, 35-33 el dueño de casa.

A la vuelta del descanso el partido continuó siendo muy entreverado, a Venezuela le costó mucho anotar y Brasil estuvo al frente hasta por 6 unidades, no supo capitalizar su momento y el seleccionado local descontó sobre el cierre para terminar el tercero, 50-48.

Los últimos diez minutos de juego tuvieron muy poco gol, incluso por varios minutos  para ambos sin anotar. Brasil manejó siempre ventajas mínimas a su favor pero Vargas le dio la ventaja a Venezuela ingresando en el minuto final. Un rebote ofensivo importantísimo de Colmenares y la efectividad del local en libres, le dieron el campeonato.