Quedaron preocupados

Durante el juego de Montevideo-Olivol se vieron un par de jugadores sentidos por el lado de los del mercado. Brause y Mayora salieron sustuidos, ambos con señas de dolor.
Rodrigo Brause tuvo que ser reemplazado tras un choque en la pintura. El jugador penetró y una mano rival impacto en uno de sus ojos dejandolo claramente dolorido. Brause tuvo que ser llevado a un oftalmologo en medio del encuentro ya que no podía abrir el ojo. Se manejan 48 horas de recuperación y la misma será clave para saber si podrá estar el martes ante Tabaré.
Mientras que Mayora fue reemplazado por una molestia en la espalda que arrastraba en la semana. El jugador aunque se le dificultaba el lanzamiento decidió jugar igual. En el ultimo cuarto en una pelota dividida se agachó para tomar el balón y sintió un fuerte pinchazo que lo obligó a pedir el cambio. En estas horas se le realizarán estudios y allí se verán los pasos a seguir.