Estuvo entreverado

Stockolmo y Nacional se jugaban mucho y quedó reflejado en la dinámica que le colocaron al partido, en la cantidad de faltas cometidas y en los roces que se dieron entre los jugadores. Entre ambos equipos hicieron 48 faltas personales, 25 el local y 23 el “Tricolor”.

Dos jugadores “Albos” llegaron a 5 faltas (Ibarra y Zuvich) y varios quedaron comprometidos. En la “S” dos terminaron con 4 faltas, Viana y Bartesaghi.

El clima estaba caliente y Zuvich con Silveira colaboraron poco. Un técnico a cada uno en el tercer cuarto parecía calmarlos, pero menos de un minuto más tarde, el «bicho» pone un triple, se lo grita en la cara al interno y se hizo pitar la segunda técnica que lo descalificó del partido.

El trámite siguió y se jugó al límite. Las faltas eran una atrás de la otra pero una jugada terminó se «sacar» a los jugadores de Nacional. El local ganaba apenas por uno y quedaban 40 segundos, Ferreira corrió la cancha y Zanotta intentó frenar el gol. Parecía que todo era lícito, pero los árbitros validaron mal un doble que terminó siendo clave. De todas formas nada justifica la reacción que terminó provocando la segunda técnica de Zuvich (debió retirarse) y a los pocos segundos la expulsión directa de Bertolini por las recriminaciones a los jueces.

De todas, solamente la de Bertolini puede llevar un sanción que debe de salir antes de las tres últimas fechas.