Australia con lo justo

Argentina no pudo en su partido presentación del Tres Naciones de Tecnópolis y perdió ante Australia por un ajustado 84-83 (1). En un encuentro que se definió en los últimos minutos, los de Hernández tuvieron una muy buena primera mitad pero al final se vieron superados por un rival que fue de menor a mayor para imponerse.

Por Basquet Plus (Argentina)

Luis Scola fue la figura argentina después de registrar 27 puntos (más 7 rebotes) para ser el máximo artillero de la noche. Al capitán se le sumaron las muy buenas tareas de Manu Ginóbili (22 unidades) y Andrés Nocioni (13 tantos y 13 rebotes). Otros puntos interesantes en el seleccionado llegaron vía Carlos Delfino y Facundo Campazzo. En Australia, el más destacado fue Patty Mills (13 puntos y 4 asistencias).

Los dos equipos imprimieron muchísima energía e intensidad desde el arranque, sin embargo Argentina empezó a sacar una brecha gracias a su mayor acierto. Eso maquilló algunos desfaces en defensa, Australia no tuvo demasiadas ideas para frenar las ofensivas argentinas y se disparó a 23-12 a menos de dos minutos. Lo de Manu, Nocioni, Scola, el tiro externo y el aprovechar los espacios, fue clave para ese despegue.

Australia careció de grandes ideas, dependió bastante de Mills y se fue limitando. De hecho eso hizo que tenga ataques muy sucios y que en los últimos minutos no anote puntos. Argentina maquilló esas distracciones ganando los rebotes, sin dar segundas oportunidades a su rival, y explotando su gran superioridad en ambos costados cerró el primer cuarto con todas las luces: 28-12 y excelente inicio. Scola anotó 14 de esos 28 tantos argentinos (7 de Manu, 5 de Chapu y 2 de Acuña).

Delfino entró al comenzar el segundo cuarto y anotó los primeros puntos de Argentina en el parcial. De todas formas, Australia achicó diferencias de la mano de Baynes y ajustó el marcador aprovechando los huecos que dejó Argentina ante cada defensa de presión que intentó. Pero la precisión de los de Hernández siguió teniendo peso, el alto porcentaje no varió a pesar de cierto crecimiento australiano y con momentos destacados para Delfino (gran pasaje) la ventaja pasó a ser de 41-28.

El parcial fue más parejo porque los oceánicos ganaron más en el rebote ofensivo, aunque casi siempre anotaron en segunda y hasta tercera instancia. De todas formas, a pesar de las deudas en el fondo, colectivamente el ataque de Argentina fue muy bueno y eso permitió mantener una distancia de nueve tantos (46-35) al descanso largo. Más luces de Manu (con un triple y un pase sin mirar a Scola) y un taponazo de Nocioni a Mills cerraron el parcial.

Mills empezó a tomar la posta en el tercer cuarto, con una Australia mucho más fina y que tirando a pie firme tuvo mayor efectividad. El rival se potenció, reaccionó, fue más intenso y sus tiradores estuvieron mejor. Goulding fue otra buena solución. Argentina bajó su puntería, algo que podía suceder, pero también se vio forzada por los errores que obligó a cometer Australia. Los de Hernández continuaron al frente tras bajarse el telón del periodo (65-62), pero la presión australiana se hizo sentir.

Australia terminó de confirmar ese empuje en el arranque del último capítulo, con una carrera de 13 a 0 que puso la historia 75-65 a favor del seleccionado oceánico. Argentina tuvo pérdidas, se vio forzada y a su vez también se enredó sola, por lo que el rival supo aprovechar para hacer entrar al seleccionado dentro de una fuerte laguna. Además, Australia siguió dominando los rebotes, sacándole segundas chances.

Pero Argentina reaccionó tras quedar en esa desventaja, descontó con Scola (de noche intratable) desde la línea y remó contra la corriente hasta empatar en 75 a falta de 1m44s. El final fue terrible, apretado e intenso, pero un triple de Broekhoff y un posterior doble de Dellavedova inclinaron la balanza a favor de los australianos. El buen cierre de Laprovittola no alcanzó, Australia jugó un poco mejor el cierre y se lo terminó llevando por la mínima.