Como más disfruta el hincha

Miramar venció a Larrañaga en condición de visitante por 90-88 (2) agónicamente con un triple convertido por Matías Nicoletti cuando se iba el juego y el triunfo quedaba en manos del dueño de casa. Wadell fue figura con 25 puntos y 9 rebotes, seguido por Nicoletti con 15 unidades.

Comenzó mejor  Miramar con buen trabajo de Wadell y López en las cercanías al aro que le permitieron sacar  ventaja a su favor. El juego era parejo, en Larra gravitaba y convertía Dandridge. Pasó al frente momentáneamente el dueño de casa con buenas apariciones del salteño Galleto pero rápidamente fue Miramar quien volvió a tomar el mando del score sobre el cierre del primer chico, Nicoletti y Leandro Pintos los responsables para que los primeros diez minutos de juego finalicen 22-20 para los de la calle Santiago Gadea.

En el arranque del segundo chico de la mano de Mazzuchi el monito abrió 6 de renta y obligó a Fernández a pedir un minuto. Larrañaga por momentos abusaba del tiro exterior sin éxito. Rápidamente el local emparejó las acciones con apariciones de Galleto y un gol y foul de Álvarez igualó  el juego para luego seguir de largo. La sensación era que a medida que transcurrían los minutos el local mejoraba mientras que iba cayendo en su producción el equipo visitante. Debido a esto fue que en los minutos finales Larrañaga llegó a estar 5 unidades arriba, ventaja que poco le duró ya que Miramar puso un rápido 4-0 para perder por mínima. En el último minuto un triple de Galleto le permitió a su equipo estirar la ventaja, importante era la actuación de Wadell en el cebrita pero sobre la chicharra un gol muy tonto que agarró a los de Yaquinta dormidos finalizó con un primer tiempo que ganaba parcialmente  el milrayita, 48-44.

Los primeros minutos del complemento fueron todos de Larra que abría una ventaja importante de 11 unidades a su favor gracias a un soberbio Juan Andrés Galleto. Miramar perdía muchos balones y Larra manejaba a su favor una renta de 8-10 puntos. Entre Wadell, López y Cardozo – de muy buen ingreso- intentaban traer a su equipo que llegó a estar 5 puntos por debajo, 61-56. Un par de fallos arbitrales favorables al locatario hicieron perder el humor de todo el equipo visitante que parecía irse del partido y se encontraba nuevamente 10 puntos por debajo. Sobre el final nuevamente se acortaron las ventajas y el dueño de casa entró a los últimos diez minutos de partido 68-62 arriba.

Abrió 9 puntos de ventaja  Larra pero tuvo una eficaz respuesta del monito que colocó un 7-0 con conversiones de Blazina, Mazzuchi y Cardozo, teniendo Gonzalo Fernández que pedir un minuto de tiempo. De ahí en más el encuentro fue de una paridad absoluta con ventajas mínimas a favor de uno y otro. Hubo un gran trabajo de Álvarez en el milrayita colocando siempre dobles importantes mientras que en Miramar Wadell seguía teniendo muy buenos minutos y era acompañado de buena manera ya que el equipo de Yaquinta tuvo rendimientos parejos a lo largo de la noche. Con el paso de los minutos pasaban a ser determinantes los libres, aspecto que aprovecharon ambos equipos de buena manera. Ingresando a los últimos minutos del partido el final era incierto. Fue muy importante en el cierre lo hecho por Matías Nicoletti penetrando, sacando faltas y colocando libres importantes. Faltando 1.40 el monito estaba un doble arriba y desperdició la inmejorable oportunidad de extender la renta tras un recupero que terminó en pérdida y gol de Dandridge. Restando 45 segundos el score marcaba igualdad en 85. Otra vez libres de Nicoletti le dieron la ventaja al visitante pero un triple de Galleto restando 21 segundos le daba la victoria parcial por mínima a Larra.

Yaquinta pidió minuto, Larrañaga dio la falta que tenía para dar y el monito repuso del costado. La defensa dobló a Wadell,  descargó para Nicoletti que se encontraba solo y puso un triple faltando 0.7 segundos para darle la muy festejada victoria a su equipo. Ganó Miramar 90-88.