Comida china

Estados Unidos se impuso ante China por 119-62 (57) en su debut olímpico. Kevin Durant fue el goleador con 25 tantos, seguido por los 17 de DeMarcus Cousins.

La selección norteamericana salió a demostrar su chapa de candidato desde el primer minuto, y en base a una defensa implacable lograba imponer su ritmo. El rival no encontraba los caminos y perdía pelotas, lo que se transformaban en puntos fáciles a partir de corridas. Además, la naranja se movía con criterio ante la defensa plantada, y tanto Kevin Durant como Carmelo Anthony castigaban desde media y larga distancia para que los suyos terminen el primer cuarto 30-10 arriba.

EEUU movió  las piezas sin bajar la intensidad, sino que por el contrario, aparecieron jugadas espectaculares con DeMar DeRozan como figura. Por si fuera poco, DeAndre Jordan aportó su cuota en la pintura para que su equipo termine el primer tiempo 59-30 por delante en el tanteador.

Los orientales cambiaron la imagen y esbozaron una reacción en el amanecer de la segunda mitad, rematando con algunas bombas de Jianlian Yi. DeMarcus Cousins se encargó de frenar en seco al rival, demostrando exuberancia en el juego interno, para que luego reingrese Durant y todo su repertorio en ofensiva. Los dirigidos por Mike Krzyzewski entraban arriba al último chico en cifras de 91-47.

En el cierre, con un trámite más que liquidado, Harrison Barnes y Paul George se encargaron de darle color al partido con volcadas acrobáticas.

Kevin Durant fue el goleador con 25 tantos, seguido por los 17 de DeMarcus Cousins. Por otro lado, Jianlian Yi fue el máximo anotador chino con 25 tantos.