«Algo tiene que cambiar»

Alejandro Viggiano, dirigente de Atenas  muy amablemente charló con BC refiriéndose al fallo por los incidentes entre el conjunto ateniense y Tabaré.

 

Alejandro comenzó diciendo: “El fallo nos cayó como un baldazo de agua fría, no porque no esperáramos una sanción sino por el tenor del fallo en sí que deja bastante complicada la performance deportiva. Se había hecho un esfuerzo muy grande tanto en lo deportivo como en lo económico para estar en los primeros puestos y esto bajó mucho la moral del equipo”.

Viggiano explicó porque Atenas no apeló la sanción: “No apelamos por dos razones. Consideramos que los sucesos fueron lo suficientemente graves y someter el fallo a un Tribunal de Apelaciones es barajar y dar de nuevo ya que tenés tres opciones frente al Tribunal: Que crea que la pena está mal impuesta y la revoque, lo mantenga o perjudicar aún más si creen que se quedaron cortos. También entendemos que el Tribunal de Penas con el Código de Disciplina que utiliza para fallar, ningún Tribunal está en condiciones de dar un fallo distinto”.

Además agregó: “No estamos enojados con el Tribunal de Penas ni con el Tribunal de Apelaciones pero creemos que es hora de revisar el texto del Código de Disciplina porque si bien este código es mucho mejor herramienta jurídica que el anterior, evidentemente hay espacios en blancos que deben ser cubiertos. No puede ser que ante un lío de esta  naturaleza jugadores, cuerpo técnico y la institución se vea perjudicada y los que generan los problemas pueden al siguiente partido asistir al espectáculo. Algo está mal, más allá de los errores propios que no podemos dejar de reconocer. Algo tiene que cambiar porque sino ningún club de los llamados “populares” va a tener mucha vida dentro de la FUBB”.

Por último, concluyó diciendo: “Si lo que se busca es una purga de clubes populares dentro de la Federación Uruguaya de Basquetbol deberíamos sincerarnos, no creo que sea el caso. Hay que trabajar mucho en el Código de Disciplina modificándolo y trabajar más en conjunto con el Ministerio del Interior, que ellos de una vez por todas ejerzan el control de la conducta de la sociedad”.