Comprometido con la causa

Es verdad que el de anoche no fue el mejor partido de Justin Dobbins, pero existen un par de atenuantes que merecen ser destacadas. El extranjero jugó a pesar de una lesión en uno de sus dedos que no le permitía tomar el tiro con comodidad, es por eso que se lo vio más veces asistiendo que intentando lanzar al aro.

En 28 minutos que estuvo en cancha, anotó 10 puntos, bajó 11 rebotes y puso 3 tapas. Salió por quinta con el partido ya liquidado y se lo vio muchas veces molesto con el arbitraje y la marca de los rivales.

Recién ayer cuando culminó el encuentro, se supo que Dobbins decidió quedarse en Uruguay y jugar, a pesar de enterarse que el pasado viernes falleció su abuela en Estados Unidos. Más allá del sufrimiento, el interno entendió el momento que estaba pasando la institución y nunca pidió irse para estar con su familia, en algo que conjuntamente con su lesión es para destacar y muestra un compromiso grande con el equipo.