Vamos los pibes

Bohemios se levantó de cuatro derrotas seguidas y con un gran cierre de juego derrotó a Miramar 87-80 (7) y quedó a un punto del ascenso. El equipo de diego Frugoni basó su trabajo en los jugadores de la institución. Edison Espinoza fue el goleador con 19 unidades, Martín Trelles terminó con 18 y la figura fue Diego Tortajada que a sus 17 puntos le sumó la misma cantidad de rebotes. El viernes en Tabaré, el albimarrón tiene la chance de abrochar el tercer ascenso.

El partido no comenzó bien para los de Frugoni. La intensidad defensiva de Miramar, el buen juego de Wadell junto con López le permitían abrir 9 puntos (20-11) en los primeros minutos de juego. El nerviosismo le jugaba en contra a Bohemios que no tenía idea y que una vez más perdía en el poste bajo. El entrenador no lo dudó y mandó a Espinosa a la cancha en lugar de Williams y ese cambió sacudió el partido. Con un par de triples el albimarrón acomodó el cuarpo y se fue al descanso corto perdiendo 26-24.

Ya Wadell no podía jugar tan cómodo en la pintura y a Miramar lo sostuvo su defensa y lo que realizaba Blazina. Es que Bohemios pudo pasar y llegar a tener 5 a su favor (39-34) pero un par de malas defensas y resoluciones equivocadas en ataque le dieron la chance a monito de reaccionar y darlo vuelta para irse al primer tiempo arriba 41-39.

El tercer cuarto fue parejo, con la distancia mínima a favor de Miramar, pero con un Bohemios que no se dejaba quebrar. Mazzichi y Blazina eran importantes, pero la tercera falta de Tortajada benefició a los de Yaquinta que colocaron el balón abajo y una vez más se fueron con la distancia a su favor. Es que Wadell volvió a cargar en el poste bajo y le ganó a un Williams que había reingresado sin pena ni gloria. Los seis de renta al cabo de esos 10 minutos 62-56 era exactamente lo que buscaba Miramar, jugar con la presión y desesperación de su rival.

Sin embargo nada de eso pasó. Los pibes de Bohemios jugaron como hombres. Trelles se hizo figura, el rengreso de Tortajada para jugar en el poste bajo con Espinosa fue vital y los libres de Perdomo sobre el final le dieron el borche de oro a una noche soñada. También es para destacar la conducción de Cortizas, que defendió uro y asistió muy bien a sus internos. Es que tras sacar 8 en el inicio del cuarto Miramar se quedó y Bohemios le colocó un 15-2 en apenas 4 minutos para dar vuelta el trámite y luego controlarlo a su favor. Si bien Wadell logró igualar el juego en 75 con apenas 1.45 por jugar, los 4 libres convertidos por Perodomo y los errores ofensivos del monito, le permitieron a Bohemios llevarse un juego clave por el tercer ascenso.

GALERIA DE MIKAELA PINASCO