Números del ascenso

Después de varios altibajos Bohemios se subió en el último vagón del tren que lo dejó en la LUB. Tras una gran fase regular que lo dejó segundo y con ventaja de cara a los playoff, vinieron 3 derrotas ante el campeón que lo dejaron tambaleando. En su última chance ante Miramar sufrió pero no decepcionó y cumplió su objetivo de volver a primera tras bajar en la pasada Liga.

La temporada comenzó con el pie izquierdo para Bohemios, cayendo en la primera jornada ante Atenas por 79-70. Tras la derrota inicial encaminó 4 victorias al hilo para despejar las dudas y afianzarse como uno de los candidatos. Las fechas 7 y 8 no serían favorables y caería ante Verdirrojo y Larrañaga, 7 triunfos consecutivos cerrarían una gran primera ronda para el Marrón. 3 derrotas en 4 fechas pondrían en duda el rendimiento del equipo pero un notable final, venciendo en sus 7 partidos finales lo colocarían en la segunda posición para enfrentar a Larrañaga en Playoff con ventaja 1-0.

Una serie cerradísima donde 2 de los tres partidos se definieron en la última pelota dejarían a Bohemios sin ascenso, “Larra” venció en los 3 partidos por 99-97, 76-70 y 72-71 para lograr el primer ascenso. Los dirigidos por Frugoni tendrían su última chance ante Miramar para volver al círculo de privilegio. La serie no comenzó del todo favorable para los de Pocitos ya que en el primer partido, Miramar igualaba la serie y decretaba la 4ta derrota al hilo de los dirigidos por Frugoni. En el segundo juego Bohemios con una gran reacción en el último cuarto de la mano de los pibes pondría la serie 2-1 y quedaría a 1 victoria de la vuelta a primera.  Otra vez Miramar lo complicaria y tras un excelente encuentro de Waddell forzaria un 5to y último punto. En el partido definitivo hubo un solo equipo en cancha, Bohemios aplastó al rival llegando a manejar diferencias de 40 puntos y se quedo con el partido del ascenso.

Los pibes del Club fueron grandes responsables de que Bohemios luche hasta el final por el ascenso a primera. Martin Perdomo,  Nicolas Catalá y Diego Tortajada fueron claves en el funcionamiento del equipo, destacándose individual o colectivamente en cada uno de los encuentros. Entre los 3 promediaron un total de 39,9 puntos (Perdomo 14.7, Catalá 12.3 y Tortajada 12.9) de los 82,7 tantos totales que promedió el equipo en sus 31 partidos jugados. Otros dos jugadores de gran LUA fueron Edison Espinosa y Martin Trelles. Los juveniles se destacaron en la serie con el Mono, con muchos minutos y grandes partidos aportaron para que el equipo consiga este ascenso.

Si hablamos de extranjeros, de los 3 que jugaron la LUA para el conjunto de Pocitos, William Creekmore fue el de mejor funcionamiento. Llegó en la fecha 7 para disputar 14 encuentros, donde promedió 22,7 puntos y 12,5 rebotes, siendo de vital importancia en las 9 victorias que consiguió con la camiseta Marrón.