Se vistió de fiesta

Sayagó se quedó con el «Clásico del Norte», tras vencer a Olimpia 90-74 (16), en un partido que logró quebrar en el tercer cuarto, jugando un brillante segundo tiempo y haciéndose del primer triunfo de la temporada de manera inobjetable.

Justamente fue el local quien comenzó tomando la primera diferencia (20-13), sobre el cierre del primer cuarto, con tres vías de gol bien marcadas que se mantuvieron a lo largo de todo el juego, y que conforman un tridente más que interesante y para tener en cuenta, como Anthony Danridge, Trevante Drye y el capitán, Terence Shelman.

Conducido de buena manera por Germán Silvarrey y con un buen ingreso de Gastón Paez, Olimpia reaccionó y emparejó las acciones igualando en 22 (parcial de 11-2 a su favor), dentro de un trámite chato en cuanto a nivel y en el que a ambos les costaba convertir. De todos modos, la intensidad defensiva del equipo de Ariel y la vía nunca bajó, y producto de ello, el equipo corrió la cancha en incontables oportunidades, para volver a abrir diferencia de 8 (36-28) de cara al descanso largo.

En el complemento se vio la mejor cara de Sayago. Martín Trelles aportó algún triple importante, pero la sociedad que conformaron entre los extranjeros y el capitán fue realmente imparable. Solidaridad para pasar la bola, paciencia y colocar la bola donde más haga daño, fueron conceptos que manejaron entre Drye, Danridge y Shelman para abrir 20 de renta (55-35), y prácticamente liquidar el encuentro.

En el último, la ventaja llegó a ser de 25 (83-58), con un equipo de Miguel Volcan que nunca tuvo reacción. Iván Loriente estuvo lejos del nivel esperado (más allá de algún triple aislado), y la dupla de extranjeros conformada por Juan Coronado y Rafael Pérez no conformó, lo que claramente afectó el rendimiento de un equipo que se vio quebrado en el segundo tiempo del cotejo.

Drye con 26, Danridge con 20 y Shelman con 18 puntos brillaron en el triunfo de su equipo, mientras que en la visita sobresalieron Pérez con 21 y Silvarrey con 19 unidades.