Aguantó el aluvión

Dos tiempos totalmente diferentes se disputaron en Villa Biarritz. El primero defensivo, con un claro dominio de Bigua. El segundo con un Aguada que fue a buscarlo. El resultado, Biguá fue más y terminó ganando 87-81 /6) tras haberse ido al descanso en la primera mitad ganando 40-22 (18).

Los locales ingresaron mucho mejor, dominando con Osimani y Borsellino a un Aguada que carecía de ideas en ataque. Tras un doble del interno y un posterior libre de Cambón, el local se fue al descanso chico ganando 17-13.

Ya en el segundo la brecha se amplió. La figura de Borsellino estuvo por sobre todo. Cargó en el poste bajo y sacó diferencia. Los de Cabrera no encontraban gol, pérdidas y muchas veces no llegaban a tirar. Es que dos libres del pivot ex Aguada le dieron la chance al «pato» de abrir la máxima e irse al descanso ganan 40-22 (18).

bigua-aguada

Para la segunda mitad Aguada cambió su postura. Fue un equipo intenso en defensa y mucho más agresivo en ataque. Una muestra es que anotó 23 unidades en esos 10 minutos, uno más que en todo el primer tiempo. Primero Barrera, luego Demian Álvarez junto a Diego García y sobre el final Smith traían un partido que parecía perdido. La visita logró colocarse a 5 pero un doble de Joaquín Osimani le dio ventaja y tranquilidad al dueño dueño de casa que entró 7 arriba a jugar el último cuarto (52-45).

Esos 10 minutos fueron una eternidad. Un triple de Osimani a 5’20» del final parecía sentenciar el juego (65-52) pero nadie imaginaba la catarata de triples de Demian Álvarez, que en un abrir y cerrar de ojos colocó el partido a 4 (68-64 a 3’30» del cierre. Aguada cortó y Biguá con Osimani, Borsellino y Brasuse (de gran cierre) no falló en la línea de libres. Es que la visita se acordó tarde de atacar y el local lo pudo cerrar con una gran eficacia en libres (29/37).

Joaquín Osimani fue el goleador con 25 puntos, seguido por Borsellino con 22 y 9 rebotes. También fue bueno el ingreso de Brause que aportó 14 unidades. En Aguada se destacó Smith con 26 puntos y Álvarez con 19.