El hincha nunca falla

Calor, color y mucho público fueron algunas de las características del clásico en el que Goes derrotó a Aguada.

Desde muy temprano se abrieron las puertas del Palacio Peñarol, más allá que la gente decidió como siempre llegar sobre la hora de comienzo. Cerca de 3 mil personas le pusieron un gran colorido al escenario y alentaron sin parar durante todo el juego.

El nuevo sistema de entradas personalizadas funcionó a la perfección y no se registraron problemas ni grandes demoras en el ingreso de la gente.

Más allá que no se registraron inconvenientes, la directiva de Goes estaba molesta por la denuncia que estamparon los árbitros en el formulario. Jorge Cibreiro, presidente misionero, llegó al vestuario molesto ya que sus hinchas fueron denunciados por arrojar serpentinas a la cancha, entendiendo que esos 4 o 5 rollos de papel le pueden costar más de 100 mil pesos a la institución.

Goes cortó una racha de dos derrotas clásicas seguidas y su gente lo festejó como corresponde, porque este partido le da aire en la tabla y le permite soñar para lo que se viene.

La fiesta del basquetbol repasala en esta galería de fotos de Marcos Ferreira.