Parodi la rompió

Con una soberbia actuación de Luciano Parodi, Weber Bahía le ganó como visitante a Boca 93-90 (3) y sumó 7º triunfo en 14 partidos de la Liga Nacional Argentina.

Dentro de un trámite parejo, fue el dueño de casa el que tomó la ventaja sobre el final, abriendo 10 de diferencia en el último cuarto. La clase de Parodi en el cierre le permitió a los de Ginóbili llevar el juego al alague y en ese suplementario el uruguayo fue determinante para lograr el triunfo. El sanducero cerró el juego con 27 puntos (10 de 10 en libres), 6 asistencias y 4 rebotes en 36 minutos. Gonzalo Iglesias por su parte, apenas jugó 3 minutos y no se anotó en el marcador.

Por Prensa Boca

El equipo visitante marcó el ritmo del partido en los primeros diez minutos. Primero fue Fjellerup, luego la dupla Parodi – Díaz, y finalmente Santiago Vaulet los que lideraron al elenco del Sepo a un 21-12 de ventaja. Boca lo cerró bien de la mano de Lampropoulos (17-22), pero la supremacía bahiense continuó en el comienzo del segundo segmento, llegando a un techo de 33-21 gracias al aporte de Juan Pablo Vaulet y a una bomba de Parodi. A Boca no le entraban los triples y lo sentía mucho.

 

Sin embargo, un minuto del Lobito Fernández fue el punto de partida de la reacción local. A Pérez se le abrió el aro con los tiros de tres puntos, apareció Boccia para definir bien un par de ofensivas, y el Xeneize se fue a descansar ganando 39-37. El anfitrión soportó de pie el buen comienzo de tercer cuarto de Parodi (42-42) y a partir de ahí siguió trabajando el partido con Boccia, Sheard y los internos para irse a descansar con una interesantísima diferencia de 67-57 de cara al último parcial.

 

Pero el resto fue prácticamente todo de los bahienses. Rápidamente Bahía arrimó a 67-64 y a partir de allí discutió el partido palo y palo hasta el final, con las segundas opciones como bandera máxima en ofensiva. Así las cosas, los del Sepo empataron 76-76, y defendieron bien a Boccia para forzar el tiempo suplementario. El comienzo del alargue fue todo de Parodi, obligando a Boca a correr de atrás. El Xeneize llegó a estar 8 abajo y lo tuvo para empatar, pero no lo pudo conseguir y terminó perdiendo en casa.