Lo que mal comienza…

Martín Osimani cerró su vínculo con Defensor Sporting, una charla entre el cuerpo técnico y las fichas mayores fue el desencadenante. En una relación entre el club y el jugador que desde principio de temporada estaba complicada.

 

La salida de Martín Osimani de Defensor Sporting sacudió la Liga Uruguaya en materia informativa, pidiendo el jugador la rescisión de su contrato a través de su representante de forma unilateral, algo que fue aceptado por la directiva del Fusionado.

La decisión del jugador fue tomada posteriormente a una charla que se dio entre el cuerpo técnico y las fichas mayores, previo a la práctica del día miércoles.

En la charla, el cuerpo técnico encabezado por Álvaro Ponce, mostró su disconformidad con la actitud mostrada por el equipo y exigió un mayor compromiso para lo que se viene, buscando sacudir al equipo en este difícil momento.

Osimani no recibió de buena manera dicho pedido, decidiendo no continuar en el proyecto y alejándose del club en el que cumplía su tercer y último año de contrato.

El Oso, que por otra parte era el capitán del equipo, había jugado un total de 20 partidos, promediando 8,9 puntos y 6,4 asistencias, siendo el máximo asistidor de la Lub.

Cabe recordar, que a principio de temporada hubo un diferendo entre la directiva del club, no la Comisión de Básquetbol y el jugador, donde se pretendía que más allá de tener contrato vigente, el mismo no jugara este año en la institución, situación que se destrabó por la salida del Pica Aguiar y por expreso pedido del entrenador Álvaro Ponce.