«Con Uruguay es muy parejo»

Sergio Hernández comenzó los entrenamientos con la Selección Argentinda de casa a la doble etapa eliminatoria del 23 y 26 de febrero. El entrenador eligió una lista con caras conocidas, con algunos cambios de jugadores que regresan al plano internacional y garantizando la presencia de tantos otros que son parte de los cimientos del equipo. Y en diálogo con Básquet Plus, el técnico bahiense explicó cómo vienen los preparativos de cara a los partidos ante Uruguay y Paraguay.

 

– ¿Más que la lista, se podría decir que ahora están más claras las ventanas en cuanto a cómo hay que jugar, cómo seleccionar jugadores y qué tan complicado va a ser numéricamente lo que queda?

. Mirá, yo por ahora tengo la misma visión de antes de jugar las dos primeras. Cuando vi el formato este y por experiencia de haber jugado algún torneo donde acumulás y te llevás puntos a la otra ronda ya sabés que el margen de error es menor. En realidad no es que sea menor, sino que la recompensa de ganar mucho es muy grande. A lo mejor perdés y en el arrastre de puntos no es tan grave, pero sí hay una ventaja cuando vos pasas con una cantidad de partidos ganados importantes, por no decir todos. Cuando en premundiales y preolímpicos empezamos a jugar en una zona y después trasladabas los puntos a otra zona para nosotros fue clave, a nosotros nos favoreció muchas veces. Entonces por ese lado tengo claro que tenés que presentar el equipo más competitivo que puedas, y por otro lado también tengo claro que cuando le puedo dar lugar a jóvenes, sin que se dañe el armado el equipo en calidad y experiencia, se los doy. Y es porque desde que tomé la selección, en este lapso desde 2015, al ver cómo iba a venir la mano con jugadores históricos empezando a retirarse, siempre supe que había que competir y darle valor a una nueva camada. Por eso también es que hubo una diferencia de lo que fue la Americup a las primeras ventanas donde en la Americup aún con Luis tenía 23 años de promedio y en las ventanas ya fueron algunos jugadores de más experiencia, volvieron algunos jugadores que no habían estado en la Americup para las ventanas. La Americup fue un torneo muy lindo, afortunadamente salió todo bárbaro, pero no era clasificatorio; en cambio esto de las ventanas la clasificación ya te hace depender de si estás o no en un Mundial. Después tampoco hay mucho misterio, ya sabemos los jugadores de qué competencia no podemos tener y después elegís lo que vos creés que podés tener para armar el equipo.

 

– ¿Y tiene que ver con los rivales de cada ventana?

. Por ahora no, yo estoy tratando de armar el equipo en función a los mejores jugadores que tenemos disponibles. También que la ventana esté en el medio de la competencia tiene una ventaja y desventaja a su vez, que es tomar a los jugadores en forma pero también a veces no poder llevar a tal jugador porque está golpeado o arrastrando alguna lesión o con molestias. Entonces a veces también pasa que tenés un equipo diferente de una ventana a la otra porque tenés un jugador que está en un equipo que juega Liga Nacional, Sudamericana, Liga de las Américas y demás, y tal vez no sea ese el mejor momento para que pueda estar convocado, entonces optás por otro jugador que está un poquito más fresco o en mejor condición física. Pero no hay mucho misterio. Por ahora no estamos eligiendo el equipo en función del rival, no sé más adelante.

 

– Vos tenés espalda para decir lo que quieras. No sé si es por San Lorenzo pero vos obviamente también tenés que pensar en la Liga y en los equipos.

. No, es que en este caso yo no pienso en San Lorenzo sino en los jugadores. Los jugadores de San Lorenzo ya vienen con un arrastre importante de desgaste y todavía les falta, de hecho juegan mañana a la noche y después automáticamente tienen la Liga de las Américas apenas termina la ronda. Y son jugadores que tienen una acumulación de partidos muy grandes y que ya jugaron la ventana anterior, por lo tanto que cuando pudieron descansar siguieron compitiendo. Ahora se viene la Liga de las Américas encima, entonces no me parecía sano citar tantos jugadores. El caso de Deck es diferente porque primero es un jugador fundamental en el equipo y segundo porque es un jugador de esta camada el cual queremos que esté junto al grupo el mayor tiempo posible. Además los 22 años lo ayudan también a jugar más partidos y que eso no le afecte tanto a lo físico-mental.

 

– ¿La primera ventana te dejó alguna experiencia respecto a los que vienen de afuera?

. La experiencia fue positiva. Llegaron mejor de lo que yo esperaba, llegaron con ilusión y tenían ganas de venir. Obviamente viajan como lo profesionales que son y con las comodidades necesarias. Además yo me pongo en el lugar del jugador de este país y esta no deja de ser una oportunidad para venir a Argentina, porque siempre cuesta estar afuera mucho tiempo. De hecho los que no pueden venir quisieran hacerlo. Así que me parece que como experiencia negativa o en contra no puedo marcar nada.

 

– ¿Y en el aspecto deportivo en sí y en cómo se adaptaron a instantáneamente venir y jugar?

. Sí, pero lo hicieron bien. El que menos jugó de los que están afuera fue Delía pero por una cuestión mía, que yo en los partidos vi otra cosa y Marcos ya lleva 9 años consecutivos jugando en la selección, entonces es como que preferí darle más lugar a otros jugadores. En el partido contra Panamá jugó un poco más pero me parecía que la cosa pasaba por otro lado y que podíamos jugar de otra manera. No tenía nada que ver con el cansancio o una nueva adaptación de Marcos, nada de eso. Después Redivo lo hizo bien, Lapro alternó buenas y malas pero no tuvo que ver con que haya venido de afuera, y Luis que vino como siempre, súper bien y dispuesto pero después sabiendo que estaba esta situación de China donde el equipo estaba complicado en resultados y siendo el jugador más importante del equipo hizo que se tenga que volver. Los demás tuvieron todas las dificultades que sabíamos que íban a tener, en América por los viajes y después por no poder armar los equipos poderosos, eso está claro. Hay equipos mucho más afectados que el nuestro, como España por ejemplo que tiene que armar prácticamente un equipo C para jugar la ventana, porque los mejores 20 jugadores están en la NBA y en la Euroliga. Y ese no es un tema menor porque es algo que tanto FIBA como la NBA y la Euroliga deberán rever, o nos tendremos que acostumbrar a que en los clasificatorios muchos jugadores no estén como está pasando ahora.

 

– De alguna manera lo que hablábamos de los viajes en esta ventana lo vas a tener un poco más suave porque a Luis por ejemplo terminó hace 3 días de competir y a Nico que ya no va a venir de Rusia sino de España, que de alguna manera facilita su traslado.

. Sí, además el hecho de jugar los dos partidos acá en casa, en un mismo lugar. Fijate que nosotros ni siquiera nos concentramos sino que nos juntamos en Buenos Aires y vamos directo para Olavarría. Ni entrenamos en Buenos Aires, lo vamos a hacer 21-22 en Olavarría, 23 jugamos, 24-25 entrenamos y 26 jugamos de nuevo. O sea que es mucho más tranqui, no es lo mismo que terminar un partido y tener que subirte a un colectivo para irte al aeropuerto a tomarte un avión para irte a otro país, que aunque sea cerquita después los jugadores tienen que volverse a venir para Ezeiza así regresan a los países donde juegan o a sus ciudades. Esto es más tranqui que eso, esperemos que nos favoreza. El resultado no va a depender de eso, pero sí ojalá nos favorezca en la forma de jugar.

 

– ¿De reojo vas mirando lo que pasa en la otra zona que va a chocar con Argentina después?

. Sí, lo voy mirando. Lo veo temprano pero lo sigo, mis asistentes van mirando todo, ellos ya van teniendo información permanente de los jugadores. Nosotros tratamos de anticiparnos todo lo posible. Los 12 que fueron convocados el mismo día recibieron en sus dispositivos el análisis por lo menos desde lo individual de Uruguay, los 12 jugadores uruguayos con sus características de juego. Vamos tratando de ir teniéndolos al tanto para que cuando lleguen acá no se desayunen en el partido. Todavía hay mucha tela por cortar, hay que ver cómo van formando los equipos de una ventana a la otra… después va a haber una ventana a mitad de año donde van a estar varios jugadores NBA y Euroliga, que ya va a ser otra cosa… también los equipos lo van a ir haciendo en función de los resultados que tengan. Acá podemos hablar de México por ejemplo, que si gana y gana quizá no fuerza que estén otros jugadores como el caso de Ayón; o Estados Unidos que es la mayor incógnita porque si se le pone difícil capaz en junio te juega con seis NBA. Así que ir viendo cómo juegan ahora es relativo porque no sabés cómo van a estar cuando se tengan que cruzar con nosotros, qué tipo de equipos van a armar o cuántas necesidades de ganar van a tener y demás.

 

– ¿Qué valor le das al partido contra Uruguay?

. Es clave para nosotros. En Panamá era un partido difícil, la gente que está muy metida en el básquetbol de ese nivel, de este lado del mundo veía que era un trámite, pero Panamá en su casa es un equipo muy bravo. O sea que ya nos sacamos un rival complicado o tuvimos un resultado mucho más favorable. De hecho ese día se había dicho que la selección no había jugado bien y que le había costado ganar, como si fuese algo raro, pero Panamá es un equipo que le va a complicar la vida a varios en su casa y hasta incluso les va a ganar. Después está Uruguay tanto acá como en su casa que es difícil, pero para nosotros poder arrastrar el invicto de esta fase a la siguiente es clave porque creo que Estados Unidos lo va a hacer y entonces llegaríamos junto con ellos con puntaje ideal. Por eso cada partido para nosotros es clave. Imaginar una derrota con Paraguay es difícil, no quiero subestimar a nadie pero tampoco quiero ser hipócrita; pero lo de Uruguay ya sabemos que hoy, por cómo estamos conformados los equipos, es muy parejo, cualquiera le puede ganar a cualquiera.

 

– ¿De alguna manera pensás que si en junio-julio pueden estar todos a Argentina le va a modificar menos? Hay jugadores clave como Campazzo y Garino, pero daría la sensación que la estructura base no se modificaría demasiado.

. No, además hay muchos que nosotros tenemos ya desde el 2015… otros desde antes incluso. Ya Brussino, Delía, Deck, Laprovittola o Saiz, si bien son jóvenes, ya tienen varios procesos con la selección y no hemos cambiado la idea. A veces podemos cambiar la táctica, pero no la idea, entonces es como que ya tenemos un terreno ganado bastante importante. Campazzo, Garino y Luca Vildoza que son los que están con la Euroliga también ya están bien con este grupo, están hace mucho tiempo por eso cuando ellos se sumen no vamos a tener que empezar de nuevo. Hay como una inercia, como una dinámica aprendida por el grupo que puede ser una ventaja sobre otros países que hace que cuando llegan los jugadores tenemos que entrenar como ahora que el 21-22 entrenamos específicamente para jugar contra Uruguay porque nosotros ya la línea de juego la tenemos definida. No hay mucha variable. Incluso la ventana anterior donde se sumó Aguirre que nunca había jugado con este grupo un torneo oficial, volvió Mata o jugó Matías Sandes que nunca había estado con este grupo, aún así el equipo mantuvo la idea, la estructura y jugó un básquet bastante parecido al que se jugó en la Americup.

 

– ¿Y en eso es donde quizá hay más cambios? Hoy hay un nuevo como Balbi, uno que no estaba hace mucho tiempo como Vaulet a pesar de las prácticas que tuvo y el pibe Berra.

– Sí, veremos. Yo creo que Balbi y Vaulet tienen la suficiente jerarquía como para poder adaptarse rápido. Vaulet estuvo en varias de las previas salvo en la última que estaba lastimado; y Balbi estuvo en la previa de México donde hicimos una previa bastante importante, por lo tanto ya más o menos tiene idea de cómo juego yo y de cómo quiero que juegue el equipo. Tiene características bastante parecidas a las que estamos acostumbrados a jugar, siendo un base con la pelota en la mano y con presencia. De todas maneras siempre va a haber una movida nueva. Si vos de 12 jugadores tenés 3, siendo uno muy novatito como Berra y dos que se incorporan con mucha más facilidad para entrar en la dinámica del equipo, porque los otros 9 jugadores tienen una dinámica incorporada donde es más fácil que los otros 3 jugadores se unan a eso rápidamente al ser jugadores inteligentes.