Números calientes: Panamá-Uruguay

Uruguay cayó ante Panamá por 86 a 75 (11) en la cuarta fecha de la eliminatoria para el mundial de China 2019. La celeste tuvo una mala noche en ofensiva, con malos porcentajes de acierto y muchas pérdidas, mientras que Panamá hizo pesar la localía y tuvo una noche muy encendida, sobre todo desde tres puntos.

Eficiencia

Luego de un buen primer cuarto en ataque, Uruguay cayó en un pozo en el segundo y el tercero, y el indicador de eficiencia ofensiva lo demuestra. La celeste anotó únicamente 22 puntos en esos 20 minutos, con una bajísima eficiencia de 65,1 puntos cada 100 posesiones.

Esta baja eficiencia ofensiva se explica por los malos porcentajes en los tiros, Uruguay tiró 20/37 (54,1%) en dobles, un bajo 5/24 (20,8%) en triples y un muy malo 20/34 (58,8% en libres). En los dos peores cuartos de juego, el segundo y el tercero, encestó 6/17 en dobles, 1/11 en triples y 7/14 en libres, números muy por debajo de lo esperado.

Pero la mala noche de Uruguay no se remitió únicamente a la ofensiva, dado que en defensa tampoco brilló. El equipo dirigido por Signorelli permitió 120,5 puntos cada 100 posesiones entre el segundo y el tercer cuarto, además de sufrir en ofensiva en esos dos cuartos.

Rebote

Tampoco fue buena la noche de Uruguay en el rebote defensivo, permitiendo a Panamá tomar muchas segundas oportunidades que les permitieron anotar 16 puntos. El peor momento uruguayo en este aspecto fue en el segundo cuarto, período en el que Panamá tomó 7 rebotes ofensivos y Uruguay únicamente 3 en defensa.

Como contrapartida la celeste cargó muy bien el rebote ofensivo, tomando 16 rebotes en total, 7 de las manos de Batista, gracias a lo cual el equipo pudo anotar 13 puntos de segunda oportunidad.

Asistencias y pérdidas

Si bien los números de Uruguay en la eliminatoria no vienen siendo demasiado buenos en materia de asistencias y pérdidas, hoy fueron malos. La celeste perdió 20 pelotas, es decir un 25% de las ofensivas que pudo jugar, lo que le costó 18 puntos de pérdidas anotados por Panamá.

Además, el equipo consiguió únicamente 8 pases de gol, lo que determina el bajo promedio de asistencias sobre pérdidas que se obtuvo en el encuentro.

En ambos indicadores nuevamente el peor cuarto fue el segundo, cuando no solo no consiguió ninguna asistencia, sino que perdió casi un 37% de las pelotas que jugó.