La clase intacta

Trouville venció 93-88 a Biguá tras alargue en 81 en el inicio de la Ronda Permanencia, tomando aire respecto al descenso. Joaquín Izuibejeres con dos triples claves, destrabó un partido muy parejo.

 

Por cuartos: 19-25, 43-38, 57-56

Jueces: A. Laulhe, V. García, A. Gómez

Truoville tomó aire respecto al descenso y complicó a Biguá en la tabla, en un partidazo que se terminó definiendo con la clase de Joaquín Izuibejeres.

El inicio favoreció a Biguá, que cargaba en el bajo con Glenn y Borsellino, mientras que algunos errores en la definición del Rojo le permitían sumar puntos de contraataque, siendo el Pica Aguiar abanderado en ese rubro, para llegar a tener 8 de ventaja.

El muy buen ingreso de Catalá, fundamental para empezar a abrir la defensa rival con triples y una presión extendida liderada por Bascou y Marotta en primera línea, también saltando de la banca, permitieron que el locatario marque un parcial de 24-13 para darlo vuelta e irse 43-38 arriba al descanso largo.

Trouville fue más en el inicio del complemento, Catalá detuvo de muy buena forma a Baxley y el Rojo conseguía contraatacar con criterio, jugando de muy buena forma el alto-bajo entre Cáceres y Adeleke, para llegar a tener 12 de máxima (55-43) a los 4´. El Pato reaccionó a influjos del Pica Aguiar, que comenzó a jugar desde el pick and roll con Glenn, para colocar un parcial de 13-2 y terminar solamente a uno el tercer período (57-56).

Biguá tomó el comando del score en el inicio del último cuarto, gracias a dos triples del Pica Aguiar, colocando un parcial de 10-0. En ese momento neurálgico del juego apareció Izuibejeres, dando una muestra más de su clase, manejando los tiempos y además anotando en momentos claves, bien secundado por Nando Cáceres en el desenlace. El Rojo de Pocitos ganó a batalla en los rebotes, aprovechándose la salida por quinta falta de Borsellino y un Adeleke que jugó su mejor partido. Con un score que marcaba 81-78 a favor de Biguá, con menos de 5 segundos en el reloj, Izuibejeres fue el responsable de mandar e juego al suplementario, encestando un triple bárbaro, casi a la carrera tras la salida de un lateral, para empatar el partido. Aguiar con un lanzamiento detrás de los 6,75 pudo hacer que Biguá se lleve el partido.

El alague fue muy parejo, pero nuevamente fue la clase de Joaquín la que lo destrabó, colocando un triple a 4 segundos del cierre que fue el de la victoria. Izuibejeres consumió los segundos de la posesión, jugó la situación de pick and roll y al quedar emparejado con Brause tras el cambio de hombre en la cortina, lo atacó, el jugador de Biguá sintió un contacto y se zambulló, letal para que el capitán del Rojo tuviera el espacio necesario, a casi 8 metros del aro para tirarla y no falló, para convertir el triple clave en una victoria muy importante para Trouville que saca ventaja en la tabla, mientras que Biguá se complicó y quedó solamente a medio punto tanto de Larre como de Olimpia.

El Pica Aguiar con 28 unidades terminó como goleador del juego, seguido por Ricardo Glenn que aportó 20 puntos y 10 rebotes. En Trouville, Nicolás Catalá culminó con 20, secundado por Izuibejeres con 17.

 

El dato:

La banca de Trouville fue fundamental para quedarse con el punto, aportó 44 puntos contra los 5 que sumaron los relevos del Pato.

 

El MVP:

Joaquín Izuibejeres. Un clase A, siempre con el manual de como jugar el pick and roll y además, con el plus de poner dos triples que significaron el partido.