Lo que dejó

Analizando la Liguilla, Aguada fue el de mejor, con un gran funcionamiento colectivo, Malvín cambió buscando completar el puzzle, Goes siguió mostrando sus fortalezas y Defensor Sporting no pudo terminar de concretar su reacción.

Merecido número uno

Aguada fue el mejor equipo de la fase regular, logrando en la Liguilla su mejor racha, con un rendimiento muy acorde tanto en el aspecto defensivo como ofensivo.

En el aspecto defensivo, el Rojiverde es el equipo que menos puntos promedio recibe por encuentro (75), logrando el Hechicero Cabrera aumentar la rotación, algo que ayuda a mantener la intensidad mayor tiempo. En cuanto a la defensa colectiva, el Aguatero se ha vuelto un equipo más fuerte y muchas veces las buenas decisiones ofensivas que toma, son la base del éxito atrás.

Sin dudas la elección de Feeley para compartir dupla extranjera con Smith le hacen perder kilos en el bajo y por consiguiente la defensa de los pivots rivales es un talón de Aquiles. Este aspecto lo ha tratado de palear con un juego muy justo de ayudas y rotaciones que logran cubrir de buena forma los espacios, plantándose en muchos casos en una defensa zonal con muchos ajustes que ha resultado muy efectiva.

En el plano individual, Federico Pereiras habitualmente toma la referencia del mejor perimetral ofensivo rival y cumple con creses, desde la banca tanto Diego García como Miguel Barriola cumplen roles fundamentales en este aspecto.

En el ataque, la elección de Feeley se debe a algo lógico, la ocupación de los espacios, algo muy necesario en el juego de este Aguada. Esa paciencia ofensiva a la cual nos referíamos anteriormente, mucho tiene que ver con la correcta ocupación de espacio y los tiempos de ejecución, algo que conceptualmente maneja muy bien este equipo, apostando constantemente a compartirse el balón y buscando constantemente el pase extra.

Federico Bavosi ha sido un conductor de lujo, cerebral y con la capacidad para asumir cuando se lo necesita. Demian Álvarez ha logrado en esta temporada un promedio entre su capacidad goleadora y la generación de juego para el resto, asumiendo un rol que toma suma preponderancia ofensiva ante propios y extraños. Nadie va a dudar de la calidad de Jeremis Smith, que sigue siendo de los mejores extranjeros de nuestro medio y mucho menos la influencia que tiene por su carácter.

Si a todo esto le sumamos que las variantes han dado resultado, como por ejemplo la doble base García-Bavosi, que ha ayudado a aplacar muchas veces el ritmo de juego cuando la situación lo requería y un Barriola que puede cubrir tanto los puestos de 3 como de 4, con tareas defensivas y sobre todo a la hora de hablar del cerco reboteador, que hacen de este Aguada un equipo realmente muy sólido.

¿Completó el puzzle?

Malvín un año más es protagonista, buscando con Pablo López su décima semifinal consecutiva y mostrando armas no solo para eso, sino también para ser monarca de la LUB.

El Playero ha sido de los equipos que juega a menor ritmo (71,7 posesiones por juego) y ha logrado junto con Aguada, ser de los que menos puntos promedio recibe (75,3).

Las cualidades de este Malvín es el juego a través de bloqueos, tanto indirectos como directos, en su mayoría ejecutados por Hatila Passos, que transita por una temporada fenomenal, para a partir de ahí y aprovechando las ventajas, generar juego.

El Playero sabe leer muy bien cuando puede soltar el contraataque primario, cuando jugar en transición, una especialidad en su juego o ante defensa estacionada sabe leer las ventajas, con la presencia de un Galloway que se ha convertido en el máximo asistidor de la competencia (6,5 promedio), liberando de la responsabilidad de la conducción a Cabot y diversificando la generación, algo que muchas veces recaía casi exclusivamente en Nicolás Mazzarino.

Defensivamente es un equipo fuerte, con algún problema puntual cuando lo atacan desde el pick and roll a Hatila Passos y carencias en el cerco reboteador, que lo han llevado a sufrir segundas opciones del rival. Fuera de esto, logra una primera línea muy intensa con Santiso-Cabot y las rotaciones defensivas, con un juego de ayudas muy solidario son su gran característica.

De cara a playoff realizó un nuevo recambio de extranjero, reclutando a Harper Kamp, dando la sensación en sus primeros dos partidos que encontró lo que necesitaba. Kamp es un jugador de buena lectura, aplicado en defensa, pudiendo incluso defender a un 5 cuando Hatila no esté en cancha y ofensivamente mostró un tiro respetable de frente. En esa posición, Souberbielle ha sido una gran solución saltando desde la banca, su juego de frente al aro, su capacidad para jugar el pick and pop y sus buenos números detrás de los 6,75, han ayudado al equipo a tener los espacios necesarios para poder atacar.

Se aferra a sus fortalezas 

El Misionero es el equipo de mejor racha en un lapso de partidos, ha ganado 17 de sus últimos 23 cotejos, basando su juego en la capitalización de los puntos de contraataque y tras pérdidas, sumado a un excelente promedio de puntos en la pintura.

En defensa, el Misionero se ha convertido en la fase regular en el equipo de mejor eficiencia, recibiendo 101,7 puntos cada 100 posesiones. En este aspecto hay dos jugadores que elevan el tono como Brian García y Sebastián Vázquez, tomando las referencias defensivas de los mejores perimetrales rivales.

La dupla Alexander-Jackson es la mejor del torneo en su complemento, ambos potenciaron a un equipo que había arrancado de forma pésima. En defensa son muy intimidantes, haciéndole muy difícil la tarea a los rivales para anotar cerca del aro y dispuestos, sobre todo Alexander, a cambiar de hombre si la situación lo requiere.

En ofensiva, Alejandro Acosta es el gran titiritero, entendiéndose a la perfección con los foráneos y jugando a la perfección el pick and roll con Jackson cuando es necesario, siendo la principal arma de generación ofensiva en el 5 x 5.

Alexander y Brian García son los jugadores más impredecibles, pero son muy efectivos tanto en ataque rápido como en la transición. Mientras que Fernando Martínez se adaptó a la perfección a su rol, siendo pieza clave en ofensiva cada vez que pisa a cancha, mientras que en el recambio, Santiago Wohlwend se ha ganado los minutos, gracias a una muy buena intensidad defensiva

Uno de los puntos débiles de Goes es la acotada rotación de la plantilla, pero el gran problema del Misionero ha radicado cuando no puede soltar el ataque rápido y tiene que atacar ante defensa plantada, algo que seguramente Reig y los suyos buscarán mejorar ante Defensor Sporting.

Una incógnita

Defensor Sporting es una gran incógnita de cara a playoff, ya que si bien reaccionó en la Liguilla y mostró otra cara respecto al Clausura, la lesión de Ebi Ere lo hizo caer en las fechas finales y no concretar.

La apuesta de Álvaro Ponce de cambiar la estrategia en cuanto a su dupla extranjera dio resultado. Sundiata Gaines le dio al equipo lo que había perdido con Martín Osimani y más, conducción, generación y le agregó gol en el uno contra uno, donde realmente es letal.

El Fusionado tiene un estilo bien marcado de juego, buscar correr la cancha constantemente, eso lo han convertido en el equipo que juega a mayor ritmo (79,3 posesiones por partido), pero teniendo una buena eficiencia en ataque (110,4 puntos cada 100 posesiones), siendo el más goleador del torneo con 87,6 unidades por juego.

Su forma de juego lo lleva a ser el líder en puntos tras pérdidas (18,23) y en puntos de contraataque (18,61), pero defensivamente ha sufrido, siendo el equipo de la Liguilla que más puntos promedio ha recibido (84,87).

El hecho de no tener un centro determinado lo convierte un equipo bien liviano para jugar ofensivas rápidas, pero obviamente a la hora de defender pivots fuertes rivales, ha tenido varios problemas.

La segunda línea no le ha dado tantas soluciones, salvo en la idea de mantener durante los 40´una alta intensidad defensiva, pero en ataque ha carecido de soluciones cuando Ponce rota la plantilla.

Un tema neurálgico es el de Ebi Ere, un buen extranjero que lamentablemente arrastra una lesión en una rodilla que lo limita demasiado y por eso el Fusionado piensa en un recambio para playoff, lo que realmente significará una incógnita.