¿No hay mejor defensa que un buen ataque?

La serie entre Welcome y Nacional promete ser muy pareja, midiéndose el ataque más eficiente frente a la segunda defensa más efectiva. Analizamos cuales pueden ser las claves de cada uno para acceder a semifinales.

Welcome y Nacional abrirán la fase de cuartos de final de la Liga Uruguaya en una serie que promete paridad, lo cual es lógico en un cruce entre 4 y 5 de la fase regular.

Ritmo de juego

En lo previo ambos han jugado casi la misma cantidad de posesiones por juego, Welcome 76,5 y Nacional 75. En este aspecto, da la sensación que la W tiene mejores armas para atacar en el 5 x 5, en gran parte gracias a la preponderancia de Esteban Batista en el bajo.

De esta manera, Nacional debe buscar atacar rápido y castigar la transición defensiva de su rival, por lo que elevar el ritmo de juego le será más provechoso. A su vez, el Tricolor es un equipo que sabe castigar las pérdidas del rival, promediando 17,8 puntos, presionando de muy buena forma en toda la cancha, algo que puede ser importante en esta serie, tanto para robar balones como para quitarle segundos en el traslado.

Si bien la W tiene un mejor promedio de puntos de contraataque en la temporada, 16,9 ante 15,5, no tendrá a uno de sus principales actores en este rubro como lo fue Dakarai Tucker.

La serie entre Welcome y Nacional promete ser muy pareja, midiéndose el ataque más eficiente frente a la segunda defensa más efectiva. Analizamos cuales pueden ser las claves de cada uno para acceder a semifinales.

Welcome y Nacional abrirán la fase de cuartos de final de la Liga Uruguaya en una serie que promete paridad, lo cual es lógico en un cruce entre 4 y 5 de la fase regular.

Ritmo de juego

En lo previo ambos han jugado casi la misma cantidad de posesiones por juego, Welcome 76,5 y Nacional 75. En este aspecto, da la sensación que la W tiene mejores armas para atacar en el 5 x 5, en gran parte gracias a la preponderancia de Esteban Batista en el bajo.

De esta manera, Nacional debe buscar atacar rápido y castigar la transición defensiva de su rival, por lo que elevar el ritmo de juego le será más provechoso. A su vez, el Tricolor es un equipo que sabe castigar las pérdidas del rival, promediando 17,8 puntos, presionando de muy buena forma en toda la cancha, algo que puede ser importante en esta serie, tanto para robar balones como para quitarle segundos en el traslado.

Si bien la W tiene un mejor promedio de puntos de contraataque en la temporada, 16,9 ante 15,5, no tendrá a uno de sus principales actores en este rubro como lo fue Dakarai Tucker.

En este sentido y si bien es duda para los primeros juegos, Keyron Sheard puede colaborar para jugar ante defensa plantada, siendo un jugador con más características de generación que Tucker. Inclusive, el foráneo puede llegar a jugar alguna situación de pick and roll con Batista que, hasta el momento, la W ha jugado muy poco.

La ventaja que pueda tener en el juego interno y los mejores porcentajes que posee la W (36% en triples y 56,3% de eFG), lo hace un equipo con más armas ante defensa plantada respecto a su rival.

La influencia de Batista

Esteban Batista ha sido de los jugadores más influyentes del torneo, con una media de 19,8 puntos, 12,1 rebotes y 4,7 asistencias.

Por esta razón, el juego de Welcome es muy diferente cuando se genera a partir de Esteban respecto a cuando no es así. Esto se debe a que desde el juego del pivot no se generan únicamente los puntos que él convierte: no hay que perder de vista los espacios que se generan, y que los demás aprovechan.

Por eso es importante que la W lea el juego y sepa capitalizar la ventaja que puede tener en el bajo, castigando las ayudas que concentrará el pivot y jugando desde cortes sin pelota, algo que han aprovechado muy bien Glover y Meira.

Dado que la defensa de Nacional es una de las mejores del torneo (104,3 puntos recibidos cada 100 posesiones), resulta fundamental tener controlado ofensivamente al pivot. Para ello, el Tricolor deberá ajustar muy bien las ayudas, muchas veces eligiendo un perimetral para ese efecto. En el único partido que el “Bolso” ganó en la temporada frente a este rival, el “Tico” Delgado fue quien tomó la referencia de Batista, y Eziukwu hizo lo propio con un jugador perimetral, siendo quien se soltaba para ayudar.

También practicó alguna defensa zonal para tratar de detener a Batista, pero esto le significó permitir puntos de segunda oportunidad. Por lo tanto, si se refugia en zona, deberá hacer hincapié en lograr un buen cerco reboteador.

Juego desde el pick and roll

Para Nacional resulta fundamental lo que pueda generar Anthony Danridge en ofensiva, y si bien muchas veces lo hace directamente desde el uno contra uno, en este caso también puede ser muy efectivo desde el pick and roll.

Esto se debe a que el foráneo puede encontrar buenos dividendos atacando a Batista desde esta situación. Incluso el propio Leandro Taboada lo puede aprovechar, ya que por su complexión física, muchas veces Esteban se hunde, dejando un espacio que los tricolores pueden vulnerar.

En esta misma situación ha sido muy efectivo Callistus Eziukwu como cortinador, arma que puede ser muy importante para Nacional en ataque. El foráneo generalmente realiza un roll corto luego de cortinar, para tomar un lanzamiento desde el libre o el codo siendo muy efectivo.

Para lograr mitigar esta situación, la W deberá elevar el tono defensivo, ya que es de los equipos menos eficientes en defensa (109,4 puntos recibidos cada 100 posesiones). Una de las soluciones que puede encontrar Espíndola es plantar una defensa zonal.

A Nacional se le ha dificultado mucho atacar ante zona en la LUB, sobre todo por dos razones, la primera es que tiene bajos porcentajes exteriores (30% en triples). A su vez, su máxima figura ofensiva, Danridge, es un jugador que lastima desde sus penetraciones y no posee un tiro confiable detrás de los 6,75.