Explotó el Palacio

Una noche de fiesta se vivió en un Palacio Peñarol que lució como si lo que se jugara fuera una final y no un segundo punto semifinal. Casi 4 mil entradas vendidas y un colorido que movía los cimientos presentaron Aguada y Nacional.

El partido tuvo de todo y más allá que terminó con un final abierto a favor de Aguada, el marco que fue simplemente espectacular.

Demian y Feeley debieron ser asistidos por tener un corte en el rostro, Smith en el segundo cuarto fue hasta el baño de la parcialidad tricolor en medio del partido; eso en los primeros 20 minutos que fueron vibrantes.

El segundo fue todo «rojiverde» que se plantó y superó de punta a punta al tricolor y ahora puso la serie 1 a 1.

 

GALERIA JIMENA MONTGOMERY