El primer sorbo

Se fue la primera final de la Liga y Malvín fue un claro y justo ganador. Cerca de 3700 personas se hicieron presentes en el Palacio Peñarol para vivir el primer juego de una serie pactada al mejor de siete.

Si bien hay que ganar 4 para ser campeón, el playero encontró argumentos sólidos para quedarse con este triunfo que le permite tener tranquilidad de cara al juego del viernes.

Souberbielle y Santiso, viniendo desde el banco y la diferencia en triples, 13 contra 8; fueron las principales diferencias de un juego que se abrió en el tercer cuarto y donde Aguada dependió mucho del trabajo de Demian Alvarez

GALERIA JIMENA MONTGOMERY