Estilo y calidad

No hay dos partidos iguales en play off. De eso se trata, de ensayo y error, búsqueda de variantes y alternativas ante la propuesta de tu rival, pero sí hay situaciones que se mantienen.

La exitosa labor defensiva de Aguada en el juego 3 en cuanto a referencias individuales se volvió a repetir y el resultado fue el mismo: anular de la generación a Marcos Cabot con Federico Pereiras y que el juego tenga que pasar por otro lado.

Además de la implacable tarea defensiva, el Rojiverde volvió a ser solidario en ataque, leyendo muy bien por dónde pasa la ventaja y aprovechando momentos de individualidades. En ese sentido, Andrew Feeley volvió a ser el hombre clave, mientras que Démian Álvarez volvió a repetir un gran partido como goleador.

AGUADA

Federico Bavosi (4): Sigue jugando incómodo en la serie a causa de la buena defensa rival y no está logrando destaque. Se libera jugando como escolta en doble base.

Federico Pereiras (6): Repitió referencia sobre Cabot (clave) y lo anuló. Esta vez no pudo detener a Mazzarino cuando Malvín se hizo repetitivo en ataque. Adelante tuvo aportes puntuales en base a rompimientos.

Démian Álvarez (9): Volvió a jugar para el equipo y acaparó tiros cuando el equipo lo necesitó. Es sumamente útil jugando en este nivel. Fue goleador con 27 puntos y dio su mano en defensa.

Andrew Feeley (8): El hombre de la noche y de la serie. Es cierto que otorga licencias defensivas y Malvín lo ataca, pero es indispensable en ataque por su llegada al gol. Volvió a ser clave para ganarlo.

Jeremis Smith (7): No luce en la planilla pero su aporte es vital. Se faja, cortina, defiende duro y adelante aprovecha situaciones puntuales.

Diego García (7): Su mejor partido de la serie. Condujo muy bien al equipo y se ganó los minutos en base a rendimiento. Puso bolas claves y volvió a dar el tono atrás.

Miguel Barriola (5): Cumplió otra vez con su rol defensivo pero no estuvo fino en ataque. Su intensidad defensiva y buena ocupación de espacios en ataque le permiten al entrenador una buena rotación en cuanto a minutos de los internos.

MALVÍN

Marcos Cabot (3): Controlado. Su poca influencia le quitó minutos en la base que tomó Santiso. Tan solo tomó 2 tiros (0/2 en triples) y el equipo necesita mucho más de él. Su virtud estuvo en defensa.

Nicolás Mazzarino (8): Una muestra más de su clase. En el segundo tiempo Malvín jugó indirectas + pick de Nicolás y siempre tomó la mejor opción. 16 puntos y 10 asistencias. Bestial.

Dominic McGuire (2): Aporte nulo. No dio soluciones en los momentos requeridos (1/8 en tiros de campo) y perdió constantemente en defensa, un aspecto que no logra mejorar y el rival lo aprovecha atacándolo una y otra vez. Perdió minutos por su baja producción.

Harper Kamp (6): Se reencontró con su juego en ataque, castigando en caídas tras pick o descargas cortas. Debió jugarle más a Feeley desde el “uno x uno”, quien sí lo lastimó y mucho.

Hatila Passos (7): En su nivel habitual. Cortina, bloquea, rebotea y aprovecha cada ventaja en ataque, ya sean caídas, descargas cortas o triangulaciones. El equipo sufre en el cerco reboteador en su ausencia.

Marcel Souberbielle (6): Logró darle soluciones al equipo cuando los sistemas se diluyeron con su fuerte “uno x uno” y desde el pick and roll, clave en la reacción. Algún problema defensivo para contener a Démian Álvarez en el final fue decisivo en el resultado.

Juan Santiso (7): Debió tomar la base ante la baja producción de Cabot y no defraudó. Su labor defensiva volvió a estar a tono y adelante fue puntal en el repunte de su equipo. Su buen rendimiento ya no es novedad.